Por Daniela Morano
17 abril, 2017

¿A qué está llegando el mundo?

John Benji Haywood es un niño de diez años. El día miércoles de la semana pasada, en Florida, fue a rendir un examen estandarizado en su escuela. Fue ahí donde policías aparecieron a arrestarlo. El niño, confundido, les pide que por favor no lo toquen. En ese momento su madre, Luanne Haygood, comienza a filmar todo lo que estaba ocurriendo ya que nadie le respondía.

Aunque Haygood sabía que su hijo había sido suspendido en noviembre del 2016  por atacar a un trabajador de la escuela, no tenía la menor idea de que existía una orden de arresto.

Luanne Haywood Facebook

El niño tuvo que pasar la noche en una prisión juvenil en Fort Pierce antes de ser liberado la mañana siguiente, pero con arresto domiciliario, informó DailyMail.

Mientras lo detenían lloraba y rogaba que no lo tocaran. La madre mientras tanto intentaba calmarlo y explicarle lo que pasaba, insistía a los policías en darle una explicación de por qué estaba sucediendo esto. Pero nadie respondía.

Luanne Haywood Facebook

Al parecer el atacado era un hombre de 1.93 centímetros de alto y pesaba más de 100 kilos. El niño le habría pegado y pateado, pero se desconoce el motivo.

Aún más increíble es que los policías ni sabían que el niño era autista.

Luanne Haywood Facebook

Tienen una cita en la corte el próximo 11 de Mayo. Sin embargo no deja de parecer extraña toda la situación y el mal actuar de quienes arrestaron al niño.

La situación es realmente muy injusta y sin sentido.