Por Daniela Morano
21 junio, 2019

Toma un bocado para él y otro para su amigo. Un gesto que de seguro recordará toda la vida.

Un buen amigo puede llegar a ser tan importante como la familia, sobre todo en la infancia. Los amigos que formamos desde pequeños y siguen en la edad adulta con nosotros son quienes mejor nos conocen, quizás hasta más que nuestras propias madres. Son relaciones que hay que cultivar día a día, de lo contrario no durarán toda la vida.

Y en un mundo lleno de malas noticias y mucha crueldad, es bueno recordar que existen buenas personas.

Twitter anita_chauhan80

Este pequeño niño va a la escuela todos los días y allí se encuentra con su amigo, quien padece de una discapacidad y no puede comer por su cuenta. Como son muchos alumnos, los maestros no pueden estar pendientes de todo lo que sucede, así que este buen amigo toma un bocado para él y otro para su compañero.

Así comen todos los días, y de seguro crecerán siendo grandes amigos.

Twitter anita_chauhan80

A veces es fácil olvidar que hay personas con distintas capacidades a uno, y que necesitan de la ayuda de otros para poder lidiar con el día a día. Es importante recordar que pequeños gestos como estos pueden significar mucho, especialmente en los niños, para que de adultos sepan enfrentar la vida con empatía y respeto por otros.

Puede interesarte