Por Diego Cid
26 enero, 2017

«Aparte de a él mismo, puso a muchas personas en serio peligro».

Muchas veces los niños nos sorprenden con sus travesuras. Pueden ser tan obstinados que harán lo que sea para cumplir sus deseos. Es por eso que los adultos debemos ser muy cuidadosos y mantener un hogar seguro. Partiendo, por ejemplo, con dejar las llaves del auto lejos de su alcance. O pasará lo mismo que en en Ohio, donde un niño tomó el control de un vehículo e hizo que todos perdieran la cabeza.

Tan sólo tenía 10 años, pero robó el automóvil de sus padres para manejar 18 kilómetros camino a una tienda superando los 110 km/h.

La policía se percató al ver el vehículo moviéndose de forma errática y sobrepasando los límites de velocidad, lo que inició una persecución.

El auto también se encontraba sin luces y continuaba frenando y acelerando.

La persecución terminó en Fostoria, Ohio, cuando éste golpeó el borde de la acera. En ese momento la policía se sorprendió al ver al niño tras el volante.

«En un momento, superó los limites de velocidad de la ciudad por mucho. Aparte de a él mismo, puso a muchas personas en serio peligro».

Keith Loreno, Jefe de Policía de Ohio.

El niño fue puesto en custodia y acusado de huir de las fuerzas policiales, por lo que su caso está siendo revisado por los servicios correspondientes.

¡Vaya travesura!

Puede interesarte