Por Alejandro Basulto
26 mayo, 2020

«No le des la espalda. No le des la espalda, él está paseando tranquilamente», le ordena su padre. El video eriza los pelos, pero es una excelente prueba de que, ante situaciones como esta, lo mejor es mantener la calma.

Este adrenalínico caso ocurrió en Italia, en un monte de Malga Nuova, en la región de Trentino, cuando la  familia Caliari, aprovechándose posiblemente de la suavización de las restricciones y medidas tras la pandemia del coronavirus, hizo una salida en la naturaleza. La que por cosas del destino, se tornó en una aventura de vida o muerte. En la que el joven, Alessandro, un niño de 12 años, fue el protagonistajunto con un gran oso, que de repente empezó a acecharlo.

La Voce del Trentino TV / Youtube

Este mamífero de considerable tamaño, comenzó a seguirlo, mientras el niño nervioso, pero sin perder el control, seguía con su camino lentamente, tal como le decía su padre. Destacándose precisamente la sangre fría y la racionalidad de los padres de Alessandro, que en vez de gritar, correr o reaccionar de sobremanera, lo que pudiera haber enfurecido al oso, lograron tranquilizar a su hijo, para que se moviera con calma, sin hacer mucho ruido, para no alertar el oso. Hasta que llegó a salvo, donde su papá, Loris.

La Voce del Trentino TV / Youtube

Según consigna La Voce del Trentino, tras esto, el oso, viéndose desinteresado por el joven, decidió abandonar el lugar, y se dirigió hacia el fondo del valle, después de haberle brindado un susto de que aquellos a la familia Caliari. Y en especial al joven Alessandro, que con 12 años hizo precisamente lo que se tiene que hacer ante un oso: moverse lo menos posible y mantener la calma.

Más allá de la injusta fama que tendrán los osos y de lo tal vez sorprendentemente menos peligroso que resultó este encuentro, estos animales no tienen la naturaleza de atacar, en circunstancias normales, a los humanos. No estamos dentro de sus presas predilectas, por lo que tienden más bien a ignorarnos. Cuando han ocurrido ataques contra personas, se debe a que estas se han movido mucho, junto con hacer mucho ruido, lo que ha hecho sentir a esta gran mamífero, sorprendido y amenazado. No como ocurrió con esta familia italiana, que supo perfectamente cómo se debía actuar.

Puede interesarte