Aunque debería estar jugando, él asegura que lo hace por iniciativa propia.

Aunque los niños deberían dedicarse a jugar y disfrutar su infancia, muchos deben trabajar para ayudar a sus familias a salir adelante. Si bien este niño de nombre Julio no necesita hacerlo, sí acompaña a su madre al trabajo en la Taquería Lencho, en Ruiz Cortines, Guasave, pues no tiene con quien quedarse en casa.

Y fue así como se entusiasmó con la idea de ganar algo de dinero y observó muy bien lo que podía hacer para tener un negocio. Entonces, se dio cuenta de que muchas personas no pueden hacer trámites por su cuenta y decidió ofrecerse.

Puso una parrilla en su bicicleta, amarró una jaba y dio su número de celular para que lo contactaran.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Desde entonces comienza a trabajar todos los días desde las 6 de la mañana haciendo mandados a domicilio.

«Como ya tenía la parrilla en mi casa pensé se la voy a poner, y como me gusta a mí trabajar, pensé en la gente que no puede ir y se me dio la idea y ya le puse yo la cartulina con mandados. La gente que me ocupa me habla y yo voy, si es aquí en Cortines cobro 10 pesos, ya si es en el dos o en la ampliación ya son 20 pesos» contó el pequeño de 12 años que guarda el dinero para comprarse lo que quiera o para reparar su bicicleta en caso de que se averíe.

Si bien su negocio empezó hace solo algunas semanas, gracias a las redes sociales se ha hecho bastante famoso y muchos han solicitado sus servicios. «Me tomaron fotos para subirlas al Face y a los grupos de WhastsApp, y de ahí se va enterando gente», aseguró.

Pixabay (Imagen Referencial)

Y como hasta el momento ha funcionado bastante bien, en caso de que le encarguen demasiadas cosas ya ha pensado en la posibilidad de emplear a alguien para que le ayude. «Si veo que hay mucho trabajo puedo comprar otra bicicleta, invierto en la parrilla y en la caja y ya pongo a otro a trabajar» dijo el menor que traba de 6:00 a 12:00 horas, pues luego debe asistir a clases en la escuela… aunque cuando sale, retoma sus funciones por una hora más.

Sin duda su entusiasmo por los negocios se nota, y aunque recién va en sexto de primaria, piensa mucho en su futuro. Está pensando en ser ingeniero bioquímico, sin embargo está convencido de que también quiere tener su propio negocio, para ser independiente.

Si bien se nota que le gusta y lo disfruta, a su edad debería dedicarse a jugar y no preocuparse por recibir algo de dinero.

Pixabay (Imagen Referencial)

Ya que aunque asegure que trabaja por iniciativa propia y porque a él le gusta, acompañar a su mamá y ver lo mucho que se esfuerza para conseguir algo de dinero, de seguro ha causado cierto tipo de conocimiento sobre la importancia de tener un empleo y ha sido un incentivo para hacerlo, lo que definitivamente no corresponde.

Es un niño y como tal debe disfrutar.

Puede interesarte