Por Daniela Morano
28 enero, 2019

Durante dos días, el pequeño estuvo atrapado en un bosque cerca de la casa de su abuela. “Dijo que pasó esas horas junto a un oso. Dios le envió un amigo para mantenerlo a salvo”, comenta su tía.

La mayoría de las veces en que un niño desaparece jamás es encontrado. La dura y triste realidad es que, si es hallado, lo más probable es que esté sin vida. Menos mal el caso de Casey Hathaway, de 3 años, resultó tener un final feliz, aunque no por eso menos extraño e inesperado.

El pequeño de Carolina del Norte se encontraba bajo el cuidado de su abuela en Ernul, el pasado martes, jugando con otros dos niños en el jardín de su casa. Tras dos días de intensa búsqueda, Hathway fue encontrado en medio del bosque, en un área rural del pueblo.

Breanna Hathway
AP

El equipo de búsqueda le aseguró a medios locales que encontraron al niño completamente empapado y llamando por su mamá, a un par de kilómetros de la casa de su abuela. Casey, quien ya ha sido reunido con su hermana y sus papás, tenía unas cuantas heridas causadas por los árboles y el malestar de dormir dos días en medio del bosque, solo.

Aunque la historia no termina ahí.

Facebook Breanna Hathaway
Facebook Breanna Hathaway

Casey le aseguró a sus familiares que durante esos dos días estuvo junto a un oso. “Dijo que pasó esas horas junto a un oso. Dios le envió un amigo para mantenerlo a salvo. Dios es un buen Dios. Los milagros son reales”, comentó su tía, Breanna Hathway.

El aguacil del condado, el capital Chip Hughes, dijo que fue gracias a un testigo que vio a Hathaway caminando solo que pudieron seguir las pistas para encontrarlo rápidamente. “No ha dicho mucho pero cuando su hermana llegó se alegró mucho. Fue un momento muy emotivo”, comentó.

Facebook Breanna Hathaway

Casey se encuentra en buenas condiciones aunque no mucho más se sabe de su encuentro con el oso.

Puede interesarte