Por Catalina Yob
9 mayo, 2018

El video exhibe al menor, quien sonríe al mostrar su avanzado conocimiento sobre el arma, mientras es alentado por una adulta que tilda su actuar de «adorable».

Diez millones de personas han visto uno de los videos más populares de los últimos días en Twitter. Se trata de un pequeño de cuatro años de edad, identificado como Maverick, quien es filmado manipulando y jugando con un rifle con gran fervor, mientras es alentado por una entusiasta de las armas, Kendall Jones. «Muéstrame lo que haces con el arma, ¿puedes hacerlo de nuevo?», son las palabras que pueden ser identificadas en el registro, en el cual Jones alienta al pequeño a exhibir el avanzado conocimiento que posee de un arma de estas proporciones.

El video que tuvo lugar en el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison en Dallas, Texas, ha causado controversia en redes sociales, donde cientos y miles de usuarios han manifestado que esta es la razón por la que Estados Unidos coexiste junto a una preocupante cifra de ataques perpetrados con armas. Además del preocupante factor que suscita la corta edad del menor, el orgullo que exterioriza Maverick al mostrar sus habilidades con las armas. 

En lugar de causar conmoción, el video provocó que muchos tildaran la situación como «adorable», lo cual fue señalado por la misma autora del video, sin embargo hubo críticas por parte incluso de quienes defienden el uso indiscriminado de armas. Múltiples usuarios aseguraron que a pesar de estar de acuerdo con que el niño sepa como maniobrar un arma, sus padres no le enseñaron una de las principales y más básicas reglas: no apretar el gatillo cuando no existen pretensiones de disparar.

«¡¡Este video es INCREÍBLE!! La crianza bien hecha». 

El hecho que alude a que el menor no sólo conoce el arma, sino que sabe como armarla, desarmarla y accionarla ha logrado preocupar a decenas de ciudadanos estadounidenses, quienes luchan contra la política armamentista que gobierna actualmente a Estados Unidos. Pese a que la tasa de ataques perpetrados mayoritariamente por quienes se denominan como adictos a las armas sigue creciendo de forma descontrolada, hay quienes continúan fomentando situaciones como éstas. 

Si la crianza de un niño inscribe conductas de estas características, es prácticamente imposible que aquella persona en su vida adulta recapacite sobre los efectos que desencadena la posibilidad de comprar y utilizar armas a destajo. Hoy en día, la población más conservadora de Estados Unidos aboga porque las leyes de armas continúen existiendo sin muchas limitaciones.

«Esto es como los videos de ISIS, en donde le entregan armas a los niños».

«Esto no es ‘adorable’. ¿No estás preocupada que el niño podría accidentalmente dispararle a alguien?».

«Adorable es cuando un niño cuida a un cachorro enfermo. A ti, cariño, te han caído en la cabeza una vez más».

Posesión de armas: «un derecho»

«Siendo una milicia bien regulada necesaria para la seguridad de un estado libre, el derecho del Pueblo a tener y portar armas no será vulnerado», reza la Segunda Enmienda de la Constitución del país con más armas en manos de particulares a nivel mundial. Pese a que leyes posteriores buscaron regular el control de armas, actualmente cualquiera puede adquirirlas, hecho que queda plenamente demostrado a raíz de los últimos incidentes que han tenido lugar en escuelas y recintos de libre acceso al público.

Kendall Jones
Kendall Jones
Kendall Jones

En el año 2010, el Tribunal Supremo sentenció que ninguna ley estatal o local puede llegar a restringir el derecho a poseer o portar armas, por lo que la posesión de armas es percibida en Estados Unidos como un derecho básico, natural e inherente al ser humano. Por ello es que se torna tan difícil, e incluso imposible, erradicar la cultura de las armas en aquel país y lograr que la ciudadanía comprenda a cabalidad el tema.

El nocivo vicio que responde a las leyes de armas en Estados Unidos se ha acrecentado con la llegada de Donald Trump, quien no sólo es uno de los grandes defensores de éstas, sino que se ha manifestado públicamente a favor de armar a los profesores de las escuelas y prohibir los aceleradores de disparos.

De acuerdo al gobierno federal, una persona sólo debe poseer más de 18 años para la obtención de un arma de fuego larga y 21 años para armas cortas o pistolas. Cumplidos los requisitos relacionados a la edad, el ciudadano debe completar un formulario y dejarse tomar las huellas digitales, con el propósito de verificar si éste posee antecedentes penales. Finalizado el proceso, la persona puede comprar una o diez armas para mantenerlas en su domicilio o como en el caso de Texas, transportarlas a toda hora en lugares públicos.

Guns America

Los antecedentes históricos y actuales con los que convive Estados Unidos genera que, sin importar la cantidad de movilizaciones y protestas ciudadanas que se lleven a cabo en contra de las leyes de control de armas, la cultura que enlaza un arma de fuego con diversión y/o placer sea prácticamente imposible de erradicar de la sociedad. Especialmente en la actualidad, cuando la nación es gobernada por un hombre que ha declarado abiertamente que poseer un arma equivale a un derecho y que incluso ha fomentado su uso en incontables ocasiones.

Puede interesarte