Por Camilo Fernández
23 enero, 2018

El pequeño cayó sobre una fogata. Ahora su padre quiere afianzar su recuperación.

No hay nada más puro que el amor de los padres hacia sus hijos. Harían de todo por sus pequeños, sin titubear ni siquiera un instante. Este caso es un ejemplo de esto y que, verdaderamente, representa lo más lindo del cariño humano. 

Un padre decidió tatuarse una réplica exacta de las cicatrices de quemaduras de su hijo de 9 años. Todo para ayudarlo en su recuperación y afianzar su confianza.

SWNS.com

El hombre de 32 años se llama Joel Thomas y decidió hacer este valiente acto tras el accidente de Lando, quien cayó accidentalmente en una fogata y sufrió quemaduras de tercer grado en su pierna derecha.

El pobre niño quedó traumatizado y temía mucho que lo fueran a molestar en la escuela por sus cicatrices. 

SWNS.com

Tras el tatuaje, el padre dice que ahora en la calle lo miran más a él que a su hijo. “Landon era muy auto-consciente de sus cicatrices”, dijo Joel a Mirror. “Cuando recién las tuvo, usaba calcetines largos para cubrirlas”. 

“No quería mostrar (sus piernas) porque no quería que le hicieran preguntas y le aterraba que lo molestaran”, continúa relatando el padre. “Me rompía el corazón, nadie quiere ver a su hijo herido así y verlo pasar por todo eso me rompía a pedazos”.

SWNS.com

Agrega que “fue un trágico accidente pero con final feliz para nosotros, porque Landon ama el tatuaje”. 

A veces padre e hijo comparan sus tatuajes poniendo sus piernas una al lado de la otra. Gracias a esto, ahora tienen un vínculo aún más especial. 

SWNS.com

El accidente ocurrió  cuando toda la familia estaba asando malvaviscos en una fogata y Landon se tropezó y cayó directamente a las llamas. Al día siguiente, ya en el hospital, se sometió a una cirujía de injerto de piel desde su cadera hasta el área quemada en el tobillo y pierna.

Al día siguiente al padre se le ocurrió la idea de tatuarse. “Estoy muy feliz que puedo caminar por ahí con las cicatrices de él. Significa que él no se siente solo”, concluye Joel.

Puede interesarte