Por Daniela Morano
9 julio, 2019

Lo abrazaba y tocaba su rostro, sin poder creerlo. Fue como un milagro.

Dicen que todo se puede solucionar, menos la muerte. Sí, hay ciertas enfermedades que lamentablemente no pueden mejorarse por más que uno intente y uno pensaría que recuperar la vista es algo prácticamente imposible, pero no para el doctor Sanduk Ruit. El cirujano hizo realidad el sueño de un niño de 13 años llamado Roshan Theeng quien hace 3 años quedo ciego.

Theeng, quien vive en Katmandú, Nepal quedó completamente ciego cuando estaba en segundo grado. Su abuela se percató de que tenía cataratas en ambos ojos y con el tiempo fue perdiendo la visión hasta no ver absolutamente nada.

Lo llevó a un campamento organizado por el Hospital Hetauda, en Makwanpur, donde el doctor Ruit se hizo cargo de la operación que le ayudaría a recuperar la visión.

Pratap Bista

La cirugía tomó tan sólo 15 minutos y los ojos de Theeng fueron vendados hasta el día siguiente. Cuando se quitó la venda no podía creerlo: Emocionado, se acercó a su cirujano y le dio un abrazo y le tocó la cara, feliz de volver a ver como antes.

«Puedo ver a todos y todo», dijo a Kathmandu Post el niño.

El método utilizado por Ruit ha ayudado a cientos de personas, tantas que ahora la gente se refiere a él como «el dios de la vista».

Pratap Bista
Pratap Bista

«Jamás me he sentido tan feliz como cuando veo a un paciente mejorarse. Siento que es una bendición. La expresión de felicidad del niño fue tan fuerte que todos alrededor nos emocionamos», dijo.

Theeng ahora podrá regresar a la escuela, y continuar sus estudios con normalidad.

Puede interesarte