Por Francisco Armanet
8 diciembre, 2017

«Mi raza de marcianos fue aniquilada en un conflicto nuclear hace miles de años y temo que ahora vayamos en la misma dirección», declaró el genio ruso.

Parece una broma, pero no lo es. El chico ruso que ya consiguió cierto grado de popularidad a nivel mundial por asegurar que nació en Marte y, a su vez, por poseer un inexplicable conocimiento astronómico, hizo noticia nuevamente al señalar que existe un lugar en el planeta Tierra donde permanece escondido el secreto de toda la vida humana. Tal cual. Según las palabras de este supuesto genio de 20 años llamado Boriska Kipriyanovich, quien aseguró que su pueblo en Marte tiene una fuerte conexión con los antiguos egipcios, el secreto se encuentra en algún lugar detrás de la oreja de la famosa Gran Esfinge de Giza.

Moment

Boriska ha desconcertado a los expertos con su incomprensible conocimiento del universo que él mismo dejó ver cuando era apenas un niño. Según su madre, el chico ruso tardó tan solo dos años en aprender a leer y escribir, además de haber sido capaz de sostener su cabeza por cuenta propia al momento de nacer. Actualmente tiene 20 años y se hace llamar «Niño índigo».

AP

Según The Sun, Boriska afirmó que la vida en nuestro planeta dará un vuelco absoluto cuando «los secretos de la Gran Esfinge en Giza finalmente se desbloqueen». Pero, además, dio indicios acerca de dónde podría estar escondido el mecanismo de apertura. Tal como dijo, éste se encontraría en algún lugar detrás de la oreja del famoso monumento.

«La vida humana cambiará cuando se abra la Esfinge, tiene un mecanismo de apertura en algún lugar detrás de la oreja; No recuerdo exactamente», explicó Boriska a Daily Mail

Camelot Project

Pero, si hasta ahora el relato del chico ruso se hacía difícil de creer, entonces puede que lo siguiente se vuelva absolutamente inverosímil. De todas formas, sus palabras han llegado a todos los continentes del planeta.

Según Boriska, él vivió en el planeta rojo antes de renacer en la Tierra junto con “otros” en una misión para salvar a la humanidad. Afirma que «mi propia raza de marcianos fue prácticamente aniquilada en un conflicto nuclear hace miles de años y temo que ahora vayamos en la misma dirección». Además, asegura que él no es el único niño del espacio exterior en la Tierra, afirmando que hay otros como él que también fueron enviados aquí en una misión específica para salvar a la humanidad.

Camelot Project

“Recuerdo esa vez, cuando tenía 14 o 15 años. Los marcianos estaban librando guerras todo el tiempo, así que a menudo tenía que participar en ataques aéreos con un amigo mío. Podíamos viajar en el tiempo y el espacio volando en naves espaciales redondas, pero podríamos observar la vida en la Tierra en aviones triangulares”, expresó Boriska.

Por otro lado, sus padres están convencidos de que él dice la verdad, creencia que podría sostenerse con lo que han señalado los investigadores científicos, quienes lo describen como un joven extremadamente tímido con una inteligencia fuera de toda norma. Su excelente conocimiento de los sistemas planetarios tiene a todos los expertos francamente confundidos.

La pregunta, entonces, queda instalada y a la vista de todos.

¿Será todo esto verdad?

Puede interesarte