Por Catalina Yob
29 mayo, 2018

Alejandro Mancilla acusó que en el último mes, su hijo entraba en pánico cada vez que tenía que ir al jardín, hecho que hoy encuentra explicación en el abuso sufrido por el menor.

“Para mí es realmente lamentable tener que subir estas imágenes, pero lo hago porque la impotencia, el sentimiento de culpa y la rabia que siento nos hizo tomar la decisión de hacerlas públicas”. De esta forma Alejandro Mancilla comienza el relato de una situación que ocurrió al interior del jardín de su hijo Bastian, en el que el pequeño fue víctima de repudiables agresiones y humillaciones por parte de una de las maestras de la institución.

El menor de dos años asiste al “Jardín Infantil Corazón de Ángel”, ubicado en la ciudad de Puerto Montt, en Chile, el cual hace tan sólo un par de días ha desatado la polémica a nivel nacional, luego de darse a conocer la historia ocurrida al interior de una de las aulas.

El padre de la víctima, Alejandro Mancilla, acusó que debido a que su hijo no avisó que requería ir al baño, se orinó en los pantalones, por lo que una de las maestras lo desnudó y lo obligó a sentarse en una silla alejada de donde se encontraba el resto de la clase para humillarlo.

“Nos enteramos por medio de una funcionaria del mismo establecimiento que nuestro pequeño estaba siendo víctima de humillaciones, maltrato físico y psicológico. Como se puede apreciar en la foto que fue tomada el día miércoles 23, (uno de los días que hizo mas frío esta semana), mi pequeño al no dar aviso para ir al baño se hizo pipi en los pantalones, provocando que una de las tías lo marginara, lo desnudara de la cintura para abajo sentándolo en una fría silla, en una sala distinta a donde estaban los demás niños por un tiempo superior a los 15 minutos. Como se puede apreciar, mi hijo está llorando, con miedo y con frío al lado de un balde con agua con el cual hacen aseo”.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

En la misma publicación, el padre se refirió a una preocupante situación que tuvo lugar en el último mes. Pese a que su hijo de casi tres años de edad ya había aprendido a controlar su esfínter, en el último período tuvo un notorio retroceso. Sin importar en dónde estuviera, el pequeño no alcanzaba a dar aviso y terminaba orinándose en sus pantalones. 

Al transmitirle su preocupación a las profesoras y encargadas del cuidado de su hijo, ellas manifestaron que ello respondía a una conducta que imitaba la de los demás niños, quienes en su mayoría siguen presuntamente en la fase que le antecede. A ello se sumó el comportamiento que exteriorizó en la última semana, posterior al hecho. Cada vez que sus padres le mostraban la ropa que debía utilizar para asistir al jardín, el pequeño entraba en pánico y se largaba a llorar desconsoladamente. 

“Con el correr del tiempo (aproximadamente un mes) tuvo un evidente retroceso y volvió a la condición donde no controlaba ni avisaba nada, aunque estuviéramos en casa. Hablé con la educadora encargada y la justificación que me dio era que el niño lo hacia por imitación, ya que de los demás niños, ni el 90%, controlaba ni avisaba; pero lo lamentable vino esta semana, ya que el niño al momento de ver su cotona a la hora de vestir en casa ya se ponía a llorar, y cuando llegábamos al jardín no quería quedarse por nada del mundo, siempre quería que lo tenga cargado y los últimos días lloraba mucho”. 

Nada mejor que llegar a casa y salir a disfrutar al parque con mi amorcito chiquitito.

Posted by Jano Mancilla Catriao on Monday, November 28, 2016

“Les pido que se mantengan en alerta”

La publicación efectuada el día 25 de mayo se difundió rápidamente por medio de Facebook, información que fue recogida por diversos medios de comunicación que pusieron de manifiesto las vejaciones de las que están siendo objeto los niños al interior de dicho jardín. Hasta la fecha, más de 10 mil personas han compartido la acusación de Mancilla en su cuenta de Facebook.

Para mi es realmente lamentable tener que subir estas imágenes, pero lo hago porque la impotencia, el sentimiento de…

Posted by Jano Mancilla Catriao on Friday, May 25, 2018

Además de poner de manifiesto los horrores de los que fue víctima su hijo de tan sólo dos años de edad, el padre hizo un llamado a la comunidad, especialmente a los padres, a mantenerse alerta sobre cualquier reacción anómala que puedan exteriorizar los niños. 

“Por favor le pido a todos mis amigos(as) papás que siempre se encuentren alerta a estas situaciones con sus pequeños porque hablando con la funcionaria que nos envió las fotos anoche, nos comentó otras cosas que ocurrían con los demás niños pero que no se atrevía a denunciar por miedo a perder el trabajo”.

Los padres increparon a las maestras del jardín, sin embargo nadie logró entregar una hipótesis certera que explicara el horror que exhibe la imagen del niño que fue humillado y excluido de la clase. Actualmente, los padres, con la ayuda de un abogado, buscan llevar el caso hasta la Superintendencia de Educación, en donde exigirán la apertura de una investigación que origine la expulsión de la involucrada. 

Puede interesarte