Por Constanza Suárez
4 septiembre, 2020

Kaitlyn Chesser lleva a sus tres hijos en su automóvil hasta la escuela, se estaciona y espera que los pequeños estudien. No pueden entrar y si quieren ir al baño deben volver a su hotel.

Kaitlyn Chesser y su familia viven en Hanford, California, Estados Unidos, pero no tienen un hogar. Actualmente viven en un hotel, donde cuentan con los servicios básicos, pero no hay internet. Un gran obstáculo para sus tres pequeños que están en la escuela con clases virtuales por la pandemia.

Para que los niños sigan educándose, la madre decidió ir en su automóvil hasta el estacionamiento de la escuela para que puedan conectarse al internet Wifi del establecimiento y hagan sus tareas. Cada mañana, Kaitlyn lleva a sus tres hijos al estacionamiento de Frontier Elementary para que puedan conectarse.

ABC

Pero tampoco es tan cómodo. Como no pueden entrar al lugar, cuando quieren ir al baño deben cerrar sesión y volver al hotel.

“Y me siento terrible porque cuando soy yo quien tiene que ir al baño, siento que les estoy quitando algo, y eso no es justo para ellos”, dijo Chesser a ABC7.

ABC

El superintendente del distrito, Paul Van Loon, creía que el problema de la familia se había resuelto cuando recibieron un segundo punto de acceso, pero se dieron cuenta que el problema continuaba. Recientemente aseguró que trabajan en una solución, por mientras la familia podrá entrar a la escuela para usar el baño. 

Si bien el esposo de Chesser trabaja en turnos de 12 horas, ella considera que asegurarse de que sus hijos “asistan” a sus clases es su trabajo, aunque planea comenzar pronto una carrera como EMT . “Este es mi trabajo ahora mismo”, dijo.

ABC

La educación en línea ha dejado al descubierto la profunda desigualdad que se vive en todos los países. No todos cuentan con los elementos para lograr educarse de forma remota y cada vez se dificulta más.

Puede interesarte