«¡Son mis hijos y estábamos divirtiéndonos!».

Una madre de Oregón, Estados Unidos, está siendo juzgada por la policía, arriesgando una sentencia en prisión. Sus cercanos no entienden para nada lo que está pasando, pues ella simplemente había salido a jugar con sus hijos, y nunca, pero nunca, mentiría con ese tema, ni tampoco pensaría en hacerles algo que pudiera dañarlos.

Se negaban a creer que Alana Nicole Donahue, de 27, merecía ser arrestada… hasta que vieron la fotografía.

Springfield Police Department

La mujer, para hacer que sus hijos se divirtieran, ató un carrito de los niños a la parte de atrás de su auto. Ellos estaban arriba de “su propio auto” y ella manejó haciéndolos avanzar a ellos también.

La cuerda no era para nada segura, y aunque lo hubiese sido, la situación era terriblemente peligrosa. Cualquier desestabilización, u otro auto que se cruzase, podía matar a los dos pequeños.

Springfield Police Department

De hecho, fueron los mismos autos que pasaron a su lado los que llamaron a las autoridades para denunciar la situación.

Y sinceramente, yo también lo habría hecho. Incluso sabiendo de sus buenas intenciones (porque hay otras mujeres que, aunque no lo creamos, hace un daño terrible a sus hijos con toda la consciencia de ello)… la seguridad y el bienestar de un hijo es siempre lo primero. Cueste lo que cueste.

Puede interesarte