Por Ghalia Naim
10 mayo, 2017

Si no es por las buenas, será por las malas.

Todos fuimos adolescentes rebeldes alguna vez, y creo que nadie puede decir lo contrario. Yo solía ser muy buena estudiante, pero si podía faltar a la escuela por cualquier razón, lo hacía. Tenía los típicos compañeros: el payaso, la chica popular, el que siempre sabía todo y el que todo el tiempo tenía la culpa. Hacer travesuras en clase no está mal, pero dejar que el tema se escape de las manos sí lo está. No solo interrumpes al profesor, sino que, además, no prestas atención a la materia.

¿Qué pueden hacer los apoderados o representantes para evitar que esto suceda?

Bueno, este papá se tomó muy en serio la mala conducta de su hijo y lo acompañó a clase, literalmente…

Bradley Howard le advirtió a su hijo (con el mismo nombre), que si lo volvían a llamar de la institución para notificarle de su mal comportamiento, él mismo asistiría al salón para verificar que su conducta mejorara.

Entonces, recibió la llamada y cumplió su promesa… Solo miren lo que publicó la hermana del chico, Molly Howard:

«Mi papá le dijo a mi hermano que si tenía otra llamada de el profesor de Física quejándose, el mismo se sentaría con él en clase…. y recibió otra llamada».

Brad aseguró que los problemas creados por su hijo eran debido a sus chistes y constantes interrupciones en clase:

«Le gusta ser el alma de la fiesta, lo cual lo mete en conflictos de vez en cuando….Estaba un poco nervioso de ir y rodearme de tantos adolescentes. Mentalmente, no sabía si estaba preparado para una situación así y me preguntaba si el iba a poder hablar».

El chico no sabía nada y se sorprendió mucho cuando lo vio instalado como flor en uno de los escritorios…Tanto así, que se quedó callado toda la hora.

Pese a que fue una buena estrategia, el profesor de física pidió que no se volviera a repetir, pues creía que la lección había sido aprendida y, ¿cómo no? Digo, ¿no les parece una vergüenza que tu papá vaya a cuidarte?

twitter

La historia se hizo viral y estas fueron algunas de las reacciones:

«Ua crianza espectacular». 

«Mi mamá hizo esto mismo. Vino a mi almuerzo para molestarme y abrazó a todos mis amigos y les chocó los cinco».

«¡Genial! Esto sí que es una buena crianza».

Ok, menos mal que esto no me pasó, pero considero que está bueno el método.

Y tú, ¿qué otra forma creativa aplicarías para corregir a tus hijos?

Puede interesarte