Por Daniela Morano
12 junio, 2018

Sus labios apenas se habían tocado cuando el conductor se detuvo abruptamente en medio de la calle.

Una pareja de mujeres, Alex Lovine de 26 años y Emma Pichl de 24, acusaron al conductor de un Uber de discriminarlas. La pareja tomó el coche en Manhattan el pasado sábado en la noche cuando de la nada, el conductor se detuvo y las obligó a bajarse del coche. En un principio pensaron que estaba bromeando, pero cuando se dieron cuenta que hablaba en serio, decidieron comenzar a grabarlo.

Facebook Alex Lovine

Lovine le dijo a Daily Mail que pidieron el Uber para ir al cumpleaños de una amiga al otro lado de la ciudad. “Estábamos sentadas en lados opuestos del coche. Nos acercamos para darnos un beso rápido y eso fue todo. Apenas se tocaron nuestros labios”.

Fue después de eso que el conductor se detuvo. “Mi novia comenzó a reírse. Pensó que bromeaba”.

Lovine le pide que les explique qué estaba pasando, preguntándole por qué no estaba permitido besarse en un Uber. “Es irrespetuoso”, le respondió él mientras intentaba quitarles su celular para que no grabaran.

“No es ilegal casarse en Nueva York”, dice Lovine.

Tanto ellas como el conductor enviaron un reclamo a Uber, quienes aseguraron que la compañía “no tolera ningún tipo de discriminación, y estamos investigando para tomar las acciones correspondientes”.

Para la pareja, la situación fue incómodo pero “irónica considerando que era un día muy soleado durante el mes del orgullo”.

 

Puede interesarte