Por Pamela Silva
4 septiembre, 2017

Además creó diferentes cuentas de Facebook de personas que lo atacaban por haber roto su relación con ella.

A principios de 2014, Lauren Adderly (21) y Mitchell Lloyd (22) mantenían una relación que constaba principalmente de encuentros sexuales cada cierto tiempo, pasado un tiempo Mitchell asumió que no estaba conforme con el tipo de relación que estaban llevando y le dijo que quería terminar lo que sucedía entre ellos, que no quería verla más.

A Lauren no le gustó en lo absoluto la situación. Y es muy normal, es posible que ella tuviese muchos más sentimientos hacia él, está bien que sufriera con la ruptura, que llorara, pataleara y se sintiese todo lo mas que quisiese.

Ella es Lauren:

swns.com

Pero no fue eso lo que hizo, decidió que si ella no podía estar con Mitchell nadie lo estaría. Así que cuando terminaron, le dijo que había sufrido un crimen en su contra y que si él podía testificar a su favor. Por supuesto, el joven aceptó.

Y él es Mitchell:

swns.com

Así partió una tortura que duró dos años en la cual Lauren se hizo pasar por tres oficiales de policía distintos para controlar la vida de Mitchell. Lo que hizo fue decirle que él, al ser parte de una investigación en proceso -el supuesto crimen en contra de ella- había ciertas cosas que no podía hacer.

Como salir en la noche ciertos días, no podía reunirse con algunos amigos -sobre todo mujeres-, no tener relaciones con otras mujeres, no mucho contacto con sus compañeros de colegio. Además, le “informaron” que si no cumplía lo que la “policía” le ordenaba, debería pagar una multa de 3 mil euros.

Todo esto lo hizo Lauren a través de correo electrónico, donde se hacía pasar por dos policías hombre y una policía mujer que se contactaban con Mitchell para informarle sus restricciones y mantenerlo al tanto de la investigación.

swns.com

Mitchell dice que hizo caso a todo lo que decían porque los correos que le enviaban utilizaban un lenguaje formal típico y de policía y eran sumamente creíbles. Y antes de que digas “¿cómo demonios no se dio cuenta?”, la mismas autoridades durante el juicio revelaron que Lauren utilizó técnicas de catfish muy avanzadas para hacerse pasar por policías.

Durante los dos años que duró la treta, Lauren siguió, persiguió y acosó a Mitchell sin descanso. Además de los email de los policías, la chica también tenía varias cuentas de Facebook falsas de supuestos amigos de ella que le hablaban a Mitchell para atacarlo por haberla dejado.

swns.com

A principios de este año, Mitchell acudió a la policía por consejo de sus compañeros de trabajo, quienes notaron algo raro en los correos. Ahí las autoridades establecieron que eran completamente falsos y los rastrearon hacia Lauren.

Después de un juicio y de reconocer su responsabilidad en todos los cargos que se la acusaban, Lauren fue sentenciada a 9 meses de prisión.

Puede interesarte