Por Josefina Pizarro
8 febrero, 2017

Gabe Marcelo sabía que no estaría vivo para su estreno en marzo, pero su sueño se cumplió.

Esta de verdad es una historia triste, aunque el hombre vivió hasta el último momento lleno de alegría. Creo que merece ser compartida por todos los amantes de los videojuegos porque un compañero, un gran fan entre nosotros se ha ido para siempre, pero su último deseo antes de morir era jugar el nuevo juego de “The Legend of Zelda“. Su deseo tenía que ser concedido por la empresa que maneja el juego, en este caso Nintendo, y esto fue lo que pasó.

Gabe Marcelo no tenía una vida fácil. Tenía una condición cardíaca desde su nacimiento y sólo empeoró con el paso de los años.

Cortesía de Jaime Marcelo

El jugador de 26 años se enfrentaba a una posibilidad muy real de que no sería parte de este mundo muy pronto. Aunque lo tenía más que claro y reconocía el poco tiempo que le quedaba, había otra cosa que lo empujaba hacia adelante.

Cortesía de Jaime Marcelo

Gabe era un enorme fan de “The Legend of Zelda”. La serie significaba tanto para él que apenas podía contener la emoción con el nuevo juego de la saga “The Legend of Zelda: Breath of the Wild”. Mientras estaba lleno de júbilo por los trailer que se habían mostrado, Gabe también se dio cuenta que no podría llegar a la fecha de lanzamiento del juego, que es hasta el momento el 3 de marzo de 2017.

Nintendo

Nunca los dejó de lado y su madre envió cartas una y otra vez a Nintendo para que él pudiera jugar el maravilloso juego. Pero nada parecía funcionar, hasta que su hermano tuvo la idea de recurrir a Reddit y de inmediato consiguió el apoyo de los demás seguidores.

Nintendo respondió, ¡hurra! Y fue invitado a jugar en su sede en Seattle, Washington, donde jugó uno de los demos que se mostró el año pasado.

Cortesía de Jaime Marcelo

Además de jugar y disfrutar como nunca, recorrió las instalaciones, compró regalos para él y su familia y hasta recibió presentes de manos de Nintendo, como un póster autografiado.

Después de eso, su mayor ilusión fue esperar a que se estrenara el juego y poder volver a jugarlo.

Pero el destino tuvo otros planes. El 14 de enero Gabe Marcelo dejó este mundo, pocas semanas antes de cumplir 27 años. Se fue en paz, logró jugar el juego que quería y ahora su espíritu puede seguir viviendo a través de todos los emocionados por el nuevo juego.

Cortesía de Jaime Marcelo

Que en paz descanses, Gabe.

¿Qué te parece la historia de este muchacho?

Puede interesarte