Por Alejandro Basulto
12 septiembre, 2019

Su cuñada la ayudó, cuando ella pensaba ir al hospital por un fuerte dolor de estómago. Según los médicos, ella no podía estar embarazada debido a una afección médica.

El momento en que nace un bebé debe ser uno de los más hermosos que nos puede entregar la vida. El embarazo, un proceso que para muchas mujeres deber ser largo y tedioso, pero al mismo tiempo, lleno de emociones, es otro de los momentos únicos y que cuando ocurren de manera deseada, son también de los más hermosos que le puede dar la vida a una mujer. Pero a veces, no solo el embarazo llega de manera indeseada, sino que también, en ocasiones se convierte en una total sorpresa hasta el mismo nacimiento del bebé.

Alexandra Santos

Como le ocurrió a Carla Collazo, que dada a su condición, el síndrome de ovario poliquístico que padece, que causa una menstruación irregular, los médicos le habían dicho que la posibilidad de que ella quedara embarazada era casi nula. Sin olvidar que ella también se había realizado pruebas de embarazo, poco antes de dar a luz a su bebé, saliendo todas aquellas con resultados negativos.

Alexandra Santos

Eso sin dejar de mencionar, de que cada síntoma de embarazo que pudiera tener, como los tobillos hinchados, se explicaba por ejemplo, por el hecho de que en su trabajo pasa mucho tiempo de pie. Además de que tampoco percibió una gran variación en su peso. Y eso tal vez se fundamentaba en el hecho de que es una de las pocas mujeres que puede decir que ha experimentado un «embarazo críptico», que es el término que se le asigna a los procesos que llevan mujeres embarazadas sin mostrar signos de que lo están.

Alexandra Santos

«Sucedió tan rápido que todo salió, así que ahora ella tenía una placenta en la mano y yo tengo un bebé en la mano. Ella se estaba volviendo loca. Le digo que teníamos un bebé. Teníamos que salvarla»

– declaró Alexandra Santos a Fox24.

Alexandra fue la cuñada que acudió al parto de Collazo. Vio todo, y de hecho, ella fue quien antes estuvo cerca de llevarla al hospital por los dolores de espalda y estomago que presentaba. Y de repente Santos escuchó a Collazo gritar en el inodoro y corrió en su socorro. Lo que vería le sorprendería para siempre.

Alexandra Santos

Debido a que tras llegar donde estaba Carla, vio que de repente el bebé se dejó caer en el inodoro donde se encontraba ella, y reaccionando rápidamente, ella lo sacó y lo envolvió en una manta. Carla solo recuerda haberse sentado en el inodoro y ver que salía sangre y agua, por lo que pensó que era un aborto involuntario. Pero resultó que era su hija, Amoura Rose, a la que después llevaron al Hospital Christiana en Delaware. Hoy respira sana y a salvo.

Puede interesarte