Por Alex Miranda
1 agosto, 2018

Al parecer, el 45% de las adolescentes creen que cuando una mujer dice “no” a una relación sexual, en verdad quiere decir “sí”.

En Latinoamérica, es normal ver como la lucha contra el acoso y la violencia de género se ha ido tomando las calles, las redes sociales y a veces las agendas de algunos de estos países. Pero al parecer, las opiniones de muchas mujeres es bastante diferente a lo que se ve en la pantalla de un computador o un celular.

O al menos eso es lo que dice una investigación de la organización Oxfam, que analizó qué pensaban casi 5.000 jóvenes entre las edades de 15 y 25 años. Para esto, encuestaron a gente que cumpliera con ese requisito en ocho países de América Latina. Los resultaros sorprenden a cualquiera que piense que las mujeres están tomando la independencia en sus manos.

“Rompiendo Moldes”

El estudio se realizó en los países de Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua y República Dominicana. Lleva por título “Rompiendo moldes” y se buscó tanto a hombres como mujeres, con estudios secundarios o universitarios, que vivieran en zonas urbanas y que se identifiquen con la “clase media”.

Uno de los resultados que más llama la atención es el que habla sobre la percepción sobre el consentimiento para tener relaciones sexuales. Y es que en el último tiempo, y con el avance del movimiento #MeToo, otras campañas se han extendido, como la latina #NoEsNo , que trata de concientizar sobre el hecho de que mantener relaciones sexuales sin consentimiento es un delito.

Oxfam

Sin embargo el efecto de ese tipo de campañas no se ve reflejado en las respuestas que da Oxfam: el 45% de las adolescentes mujeres entre 15 y 19 años creen que cuando una mujer dice “no” a una relación sexual, en verdad quiere decir “sí”. Sí, leíste bien, el 45%. Además, seis de cada diez de ellas están de acuerdo con que una “mujer decente” no debe vestirse provocativamente ni andar sola por la calle en horarios nocturnos.

Belén Sobrino, asesora sénior de Oxfam y directora del estudio dice que:

“Nos sorprendió mucho que los imaginarios y normas sociales no están únicamente arraigados en hombres jóvenes. Hay muchísimas mujeres jóvenes que los hacen suyos. Los hombres argumentan y justifican este sistema de privilegios a partir de lo que denominamos su ‘masculinidad hegemónica’. Pero las mujeres construyen y aceptan estos imaginarios desde lo que llamamos femineidad subordinada”.

Sobrino pone un ejemplo para basar sus palabras: Colombia. En aquel país, el 30% de los hombres de 20 a 25 años encuestados considera que es normal que un hombre de 40 años tenga una novia de 15. Respecto a esto mismo, una de cada cuatro mujeres también se muestra de acuerdo con esto.

Aguantar abusos en nombre del amor

Pero Oxfam no solo preguntó sobre la percepción, sino que también sobre asuntos tan importantes como la violencia. Un cuarto de los entrevistados señala que tiene amigos que golpean a sus parejas mujeres, cifra que en países como Nicaragua suben, ya que el 75% de las mujeres y el 63% de los hombres mayores de 20 años tienen amigas víctimas de violencia machista.

Como si esto ni fuera poco, la mitad de las adolescentes consultadas -15 a 19 años- cree que es algo común que cuando un hombre se emborrache, golpee u obligue a una mujer a tener relaciones sexuales. Además, casi la mitad de las mayores de 20 años consultados creen que es normal que las mujeres aguanten la violencia. Osea, cinco de cada 10 mujeres lo consideran natural. Entre las causas para aguantar esa violencia están: los hijos, amenazas de muerte y la dependencia económica. 

Sobre si un tercera debería entrometerse ante episodios de violencia, casi nueve de cada diez jóvenes dijo que “nadie debería meterse en discusiones de pareja”. Es tan preocupante el punto, que la mitad de los encuestados creen que insultar a la pareja durante una pelea es normal.

Yamil Antonio / Oxfam

“Se enseña que entre amor y sufrimiento hay una relación inevitable. A las mujeres se les enseña a aguantar toda clase de abusos machistas en nombre del amor”, dice el estudio. Y eso se ve claramente reflejado en las cifras, ya que seis de cada diez adolescentes hombres y cuatro de cada diez mujeres creen que los celos son una muestra de amor. Las mujeres también creen que los hombres tienen algo que decir sobre cómo deben ir vestidas, maquilladas, quiénes son sus amigas y sobre si deben o no tener trabajo. Según explica Sobrino, lo ven como una prueba de amor:

“La ‘buena mujer’ se viste, no anda sola, no bebe, no duerme con más de un hombre… y las jóvenes acatan esta norma para que ese grupo de referencia no las deje fuera. Se mueven dentro de esos moldes definidos donde no van a ser prejuzgadas, estigmatizadas y tienen cierta protección”.

Por último, ocho de cada diez mujeres consultadas no considera violencia que los hombres revisen el celular de sus parejas y creen que sus amigos hombres también lo hacen.

La buena noticia es que también se deja ver como en la mayoría del estudio, a mayor edad menos se normaliza la violencia machista. Sobrino explica que:

“Muchas mujeres rompen ese imaginario especialmente en el rango de 20 a 25 años, que son las que más rechazan estos imaginarios sociales”.

Ante la pregunta de si a pesar de solo ser ocho países de la región, el estudio podía ser representativo, Sobrino dice que sí, ya que se observa un patrón muy parecido entre un país y el otro.

“Esta es una juventud globalizada, escuchan la misma música, ven las mismas series de televisión y la información se traspasa a través de redes sociales. Para mí, es representativo“.

Puede interesarte