Por Macarena Faunes
7 junio, 2019

Aunque las niñas son las más propensas a esta práctica, los niños también han sido víctimas de estas uniones. Viven con la angustia de cargar con las responsabilidades de una familia sin haber vivido una infancia feliz.

La infancia de un niño debe ser la época más alegre de su vida. Sin preocupaciones ni responsabilidades, donde lo que más le importe sea jugar con sus amigos. Lamentablemente, en algunos países todavía existe una práctica que les quitan la inocencia de un sólo golpe y que está asociada mayormente a las niñas. Aunque cueste creerlo, los varones también son víctimas de esto, sufriendo las consecuencias de este acto en silencio.

Estamos hablando del matrimonio infantil, unión que obliga a los niños a tomar responsabilidades que no son capaces de soportar a tan corta edad, ya sea por motivos religiosos o de dinero.

Según un estudio realizado el Fondo de la ONU para la Infancia, 115 millones de hombres a nivel global se casaron siendo menores de edad. De ellos, 1 de cada 5 se casó antes de cumplir los 15 años.

«El matrimonio se roba la infancia. Los niños se ven obligados a asumir responsabilidades de adultos para las cuales pueden no estar listos. El matrimonio prematuro trae la paternidad temprana y, con ello, aumenta la presión para mantener a una familia, reduciendo las oportunidades educativas y laborales «.

-Henrietta Fore, directora de UNICEF-

El estudio fue realizado en 82 países y arrojó preocupantes cifras, ya que el matrimonio prematuro se sigue practicando en África Subsahariana, América Latina, el Caribe, Asia meridional, Asia oriental y el Pacífico.

Pixabay

Aunque existe poca investigación sobre el matrimonio infantil en niños, la misma entidad afirma que los menores con mayor vulnerabilidad a esta práctica son los que provienen de hogares pobres, ya que se ven obligados a casarse con una niña proveniente de una familia de mejor estrato económico.

Pixabay

Ante esto, Henrietta hace un llamado a generar más espacios de estudios sobre cómo afecta la unión prematura a los varones, destinando más recursos.

«Al conmemorar el 30 aniversario de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño, debemos recordar que casarse con niños y niñas va en contra de los derechos consagrados en la Convención. A través de una mayor investigación, inversión y empoderamiento, podemos poner fin a esta violación».

-Henrietta Fore, directora de UNICEF-

Las nuevas estimaciones de la ONU afirman que se elevará el número de matrimonios infantiles de ambos sexos a 765 millones. Además, 1 de cada 4 mujeres jóvenes entre 20 a 24 años se casaron antes de cumplir 18 años, por lo que se posicionan muy arriba de los hombres, ya que 1 de cada 30 hombres contrajeron esta unión entre estas edades.

Pixabay

Los niños también se ven afectados de esta unión, y sufren en silencio sus consecuencias. Que no existen más estudios sobre esto, no significa que no se practique. Existe y debe dejar de ser un tabú en la sociedad. Aún así, sea cual sea la circunstancia, hombre o mujer, nadie debe casarse por obligación a tan temprana edad.

Puede interesarte