Por Elena Cortés
17 Febrero, 2017

“Para mí ella es mucho más que una muñeca, no es simple silicona…”.

Se llama Senji Nakajami, tiene 61 años, y aunque para muchos es un hombre demasiado extraño, confiesa que es muy feliz al lado de la muñeca que hace llamar “Saori” y a quien considera su real pareja. Después de aislarse de las relaciones humanas, y sobre todo la que tenía con su esposa, este japonés decidió vivir con una muñeca.

A sus 61 años, casado y con dos hijos, Senji ha “revolucionado” las redes sociales después de que dio a conocer su “audaz” relación amorosa con una muñeca de tamaño “real”.

Al ya no tener la misma comunicación ni atracción con su esposa (por la distancia), el japonés decidió que era momento de comprarse una muñeca de fines sexuales:

Sina/Japan

Al inicio, confesó que solamente utilizaba el objeto para eso, pero que después “nació el amor” y formaron “una relación”.

“Para mí ella es mucho más que una muñeca, no es simple silicona. Ella necesita mucha ayuda, pero es mi pareja perfecta y compartimos grandes momentos juntos” .

-Saori a Sina

El hombre adora tanto a su muñeca que la baña, la saca a pasear por la ciudad, y dice no sentir vergüenza. Le compra ropa y hasta pelucas para que “se vea más real”.

Sina/Japan

“Ella nunca me va traicionar. Estoy cansado de las humanas modernas y racionales. No tienen corazón”, dice Senji defendiendo su extraña relación con “Saori”. 

(Y sí, hasta ven tele juntos)

Sina/Japan

A veces la lleva en silla de ruedas por la ciudad… porque sí y punto.

Sina/Japan

Para los que se estaban preguntando, sí mantiene relaciones sexuales con la muñeca.

Sina/Japan

Se sabe que en Japón este producto es muy vendido y llega a costar casi cuatro mil dólares. Los fabricantes se empeñan cada día más en volver al objeto más y más real para sus compradores. 

Esta es la historia de amor de Senji y Saori.

Sina/Japan

¿Les deseamos mucho amor y felicidad? Quiero saber su opinión al respecto.

Te puede interesar