Por Macarena Faunes
5 agosto, 2019

Al principio pensó que estaba loco, pero ya sabe de qué trata su condición y está seguro de que no es el único que la padece. Simplemente no puede controlar la ira y pánico que siente ante algunos sonidos.

Existen sonidos desagradables que no queremos escuchar nunca jamás en la vida. Los platos chocando entre sí, el ruido de las bocinas, el llanto de un bebé, el crujir de una mesa, son tan sólo algunos, pero tener que escucharlos cada vez que te sientas a comer con tus padres, tíos, abuelos, primos, sí que es una tragedia. El siguiente protagonista tomó una decisión muy drástica para evitar este problema, de la cual no se arrepiente. Si yo hubiera sido él, yo tampoco lo estaría.

Derrol Murphy, de 41 años, no ha hablado con su familia ni ha estado presente en las reuniones anuales durante varios años por el rechazo que le provoca escucharlos masticar la comida.

Facebook Derrol Murphy.

Derrol vive en San Diego, y sufre de misofonía, un trastorno mental poco frecuente que provoca emociones intensas como ira y pánico en las personas como respuesta a estímulos de ciertos ruidos.

Facebook Derrol Murphy.

Es gerente de producción de una compañía de diseño gráfico y posee este padecimiento desde que tiene memoria. Siempre pensó que estaba loco.

Facebook Derrol Murphy.

Su condición es tan extrema que no puede cenar en comedores ruidosos ni trabajar con personas que estén mordiendo un lápiz por el sonido que generan.

Facebook Derrol Murphy.

Murphy contó a Ladbible que esto le ha afectado en su capacidad de sociabilizar con sus pares.

Facebook Derrol Murphy.

«Las personas no lo entienden y no puedo explicarlo. Se trata de relaciones afectadas, especialmente personas con las que he estado saliendo y miembros de la familia, porque no los soporto». 

-Derrol Murphy a Ladbible-

Mercury Press

El hombre asegura que su condición no lo hace ser agresivo ni engreído. Simplemente no soporta los ruidos al masticar de la boca de los demás.

Mercury Press

«No soy una persona agresiva, los ruidos solo me enfurecen. He tenido que abandonar las citas si están masticando muy fuerte, mi cara lo delata, hago una mirada de disgusto que no puedo ocultar».

-Derrol Murphy a Ladbible-

Facebook Derrol Murphy.

No tan sólo el masticar lo vuelve loco, sino que también el ruido de las bolsas. Murphy no ha estado en el cine durante 10 años.

Facebook Derrol Murphy.

«El susurro de las bolsas de plástico me vuelve completamente loco, y no he estado en el cine por más de 10 años porque la gente que abre bolsas de comida es un desencadenante muy malo». 

-Derrol Murphy a Ladbible-

Facebook Derrol Murphy.

El trastorno lo ha afectado para encontrar pareja. Cuando conoció a su novio Kurt pensó que no tendría posibilidad con él, pero este obstáculo ha fortalecido su unión.

Mercury Press

«La misofonía contribuyó a la ruptura de mi relación con mi ex, por lo que es enorme que Kurt sea tan comprensivo. La mayoría de las personas dicen que entienden, pero él solo tiene que mirarme a la cara para saber cuándo me llega un ruido».

Cuando Kurt mastica, su mandíbula hace clic y cuando comenzamos a salir, estaba comiendo con la boca abierta en la primera cita. Pensé que no iba a funcionar, y tuve que decírselo rápidamente. Él me aceptó tal como soy».

-Derrol Murphy a Ladbible-

Facebook Derrol Murphy.

Derrol habla abiertamente del tema para generar conciencia de que este problema existe y que está seguro que no es el único que lo padece. Hace una invitación a que la sociedad comprenda este trastorno y no juzguen a quienes lo sufren.

Facebook Derrol Murphy.

Nunca había escuchado hablar de esta condición, pero por más rara que parezca, no deja de ser importante la empatía que se debe generar con las personas que lo presenten. Ahora, si me lo preguntan, si escuchar el masticar de otros me generara la misma ira que Derrol, hubiese tomado distancia de las personas de la misma manera que él lo hizo.

Puede interesarte