Por Catalina Yob
8 noviembre, 2017

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes podrían herir la sensibilidad de algunas personas.

Moho, humedad, hongos e incluso sangre fueron sólo algunos de los elementos que pudieron ser encontrados en el apartamento de Martin Ambler, inmueble que arrendaba de forma recurrente. Al momento de entregar la propiedad, el inquilino logró percatarse del deplorable estado en el que había dejado el inmueble, estado que permitió el desarrollo de un repugnante y enorme hongo.

El estado del lugar desencadenó que múltiples vecinos del lugar presentaran acusaciones en su contra en el tribunal ambiental de la localidad de Chesterfield, en Inglaterra. Además de incumplir la ley de vivienda del país, las condiciones en que Ambles dejó sus propiedades provocó que uno de los inquilinos debiera ser hospitalizado de urgencia a raíz de la presencia del hongo. Afortunadamente, el hombre no sufrió secuelas, ya que la presunta intoxicación fue detectada a tiempo. 

Derby Telegraph
Derby Telegraph

En conversación con el medio Derby Telegraph, Mike Collins, el último inquilino afirmó que se vio obligado a botar varias de sus pertenencias, luego que éstas se vieran infectadas con el moho que inundaba las paredes y el piso del departamento. La repulsión de Collins era un sentimiento generalizado en la comunidad, la cual además temía que los niños jugaran en las cercanías del lugar, por temor a intoxicarse.

El descontento de la comunidad se vio reflejado en las 11 quejas por acumulación de desechos, lo que provocó que autoridades ordenaran a Ambler regularizar la situación, sin embargo el sujeto no respondió. 

Derby Telegraph

Actualmente, autoridades se encuentran en un proceso judicial en contra de Ambler, luego que el sujeto incumpliera la notificación de protección comunitaria. De seguir incumpliendo la orden judicial, el sujeto acusado podría ser condenado a una pena de cárcel.  

Puede interesarte