Por Alejandro Basulto
29 mayo, 2020

Muchos de los que hoy se encuentra intubados por el coronavirus, en un principio no hacían caso sobre su gravedad.

A la fecha, en México hay más de 81 mil casos de personas contagiadas y más de 9 mil víctimas fatales a raíz de la pandemia del COVID-19. Enfermedad, que tiene a este país, conocido por su vasta cultura y sus lindas playas, en una situación tan grave como también inimaginable semanas antes. Debido a que el escepticismo ante lo dañina que es esta epidemia, se podía ver tanto en muchos mexicanos, como también en las mismas autoridades. Pero la realidad llegó, y golpeó duramente.

EFE

Como ocurrió con David Román, un hombre de 36 años de edad, que trabajaba como taxista cuando de repente cayó en el Hospital Juárez, debido a que se agravaron los síntomas del padecimiento que tenía. Se había contagiado de coronavirus, una enfermedad, que según él, no existía, y «que era algo del gobierno». Pero tras conocer esta enfermedad en persona, ya es plenamente consciente de su peligro.

«Yo decía que no existía (…) Pero ya estando aquí viviendo la enfermedad se da uno cuenta que esta es la realidad y es muy fuerte esta enfermedad»

– dijo David Román, en una entrevista con EFE en el Hospital Juárez.

EFE

Tuvo la fortuna de pertenecer a ese grupo de pacientes, que por suerte no es pequeño, que tras más de un mes de estar hospitalizados, pudo recibir su alta médica. Se había librado del COVID-19, llevándose una lección consigo. Y tras haber estado en un recinto médico con 173 años de funcionamiento, el cual hoy tiene dirigido todos sus recursos y a sus valientes trabajadores de salud en hacerle frente a esta pandemia. Siendo uno de ellos el médico José Antonio Vega, quien ha visto con sus propios ojos la gravedad de esta patología.

EFE

«Es terrible en el aspecto de que tú ves hoy un paciente bien y el día de mañana se intuba, y a veces, a las pocas horas fallece»

– declaró el médico José Antonio Vega, encargado del área Covid-Norte del nosocomio, a EFE.

Se estima que pese a la reapertura de las actividades no esenciales este 1 de junio, existe la tremenda posibilidad de que haya un rebrote del COVID-19, por lo que seguirán habiendo cada vez más casos. Encontrándose en Ciudad de México, la localidad donde está instalado el Hospital Juárez, las peores cifras ante esta pandemia, con más de 3.800 contagiados y más de 2.300 muertes. Pero sigue la esperanza, de cada vez más gente entienda la gravedad de esta epidemia, y deje de lado ese escepticismo tan riesgoso.

Puede interesarte