Por Daniela Morano
29 enero, 2019

“De la nada se me ocurre morderlo, tomé su pierna y la mordí lo más fuerte que pude, como un rottweiler”, contó el heroico padre.

Un padre o madre es capaz de hacer lo que sea necesario para proteger a un hijo. Hay quienes hasta se enfrentarían cara a cara con la misma muerte con tal de que su hijo esté a salvo, lejos de cualquier peligro. En el caso de este valiente hombre, no dudo en acercarse y atacar él mismo a un cocodrilo que atacaba brutal y violentamente a su hijo de tan sólo 12 años.

Diego Abulhasan, de 12, nadaba en un río cerca de su casa en Balabac, en la región de Palawan, Filipinas, cuando un enorme cocodrilo lo atacó, tomó, y arrastró hacia el fondo. En ese momento Tejada Abulhasan, su padre, intentó golpear al animal con una tabla para que soltara a su hijo pero no cedía.

Desesperado, el hombre agarró a cocodrilo y mordió una de sus patas varias veces, igual como lo haría un perro atacando a otro.

ViralPress

Milagrosamente, el cocodrilo soltó al niño y nadó de regreso a las aguas profundas sin haber logrado conseguir la comida que tanto anhelaba. En la superficie, el padre de Diego tomaba en brazos a su hijo para correr a urgencias antes de que las heridas que había sufrido se infectaran o llegasen a ser más graves de lo que se veían.

ViralPress

“Sentí tanta adrenalina en mi cuerpo que no lo pensé. Estaba golpeando al cocodrilo que no soltaba al niño, nos mirábamos a los ojos mientras peleábamos. De la nada se me ocurre morderlo, tomé su pierna y la mordí lo más fuerte que pude, como un rottweiler”, contó a DailyMail.

Diego estuvo internado dos días en el hospital y quedó con varias heridas pero ninguna de por vida.

ViralPress

El superintendente Socrates Faltado, representante de la policía local, dijo que “estamos investigando las causas del inusual accidente”.

Puede interesarte