Por Catalina Yob
18 abril, 2018

El presunto depredador sexual fue absuelto e incluso fue trasladado hasta el hospital para constatar las lesiones provocadas por los padres.

Tras captar una serie de mensajes que mantenía su hija con un hombre desconocido, los padres decidieron hacer algo al respecto. Al suplantar la identidad de su hija de 13 años, la pareja de origen canadiense logró concretar una reunión con el presunto depredador sexual, quien llegó hasta la puerta de su casa bajo la consigna de que tendría sexo con la menor de edad. 

Con el propósito de que el hombre enfrentara las consecuencias de su actuar, la pareja llamó a la policía antes de que él llegara, sin embargo su llamado de alerta fue desestimado por personal policial. Aún cuando no contarían con el apoyo policial, los padres decidieron darle su merecido a su manera. Al momento de llegar al domicilio, el hombre de 28 años fue atado de piernas y brazos, mientras era filmado por la madre. 

Las imágenes que buscaban avergonzar al tipo, fueron publicadas a través de Facebook en el preciso minuto en que ocurrían los hechos. «¡Viniste a mi casa a conocer a mi hija de 13 años para tener sexo con ella! Querías ser su primero», son algunas de las frases que pueden ser identificadas en el registro audiovisual que en pocos segundos se volvió viral a través de la red social. 

CTV
CTV
CTV
CTV

Debido al rechazo por parte de la policía inicialmente, quienes le recomendaron que tan sólo bloqueara al depredador, la pareja de Vancouver decidió tomar la justicia por sus propias manos. Tras atacar al sujeto, lo ataron y depositaron en él la rabia inherente de la vulneración de la que estaba siendo objeto su hija de tan sólo 13 años, quien a raíz de su corta edad cayó en las redes del tipo.

«Lo atacamos, lo atamos y llamamos a la policía».

Cuando el hombre de identidad desconocida yacía tumbado en el suelo con amarras por todo su cuerpo, los padres volvieron a llamar a la policía. Fue recién en ese entonces cuando personal policial concurrió hasta la ubicación del hogar, para posteriormente levantar al sujeto y trasladarlo hasta el hospital más cercano con el propósito de constatar lesiones. 

Luego de subir al sujeto al carro policial, los padres fueron forzados a ir hasta la estación de policía. Allí un uniformado le pidió a la madre que hiciera entrega del teléfono celular que contenía el video, advirtiéndole que si no lo hacía sería arrestada por obstrucción. 

«¡¿Nos están deteniendo por asalto acaso?!».

Actualmente la investigación del caso sigue activa, sin embargo el presunto depredador continúa libre y sin haber sido sancionado. La fiscal a cargo, Amelia Hayden, aseguró que los padres actuaron incorrectamente ante la situación y que pusieron en peligro a otras personas.

«La policía le había ordenado que no tomara el asunto en sus propias manos. Todavía tenemos una investigación activa y en curso sobre el asunto».

De acuerdo a lo consignado por CTV News, los padres podrían enfrentar las consecuencias por los delitos de agresión y confinamiento forzado, sin embargo la pareja canadiense asegura una vez más no estar arrepentida de su actuar, ya que la seguridad y resguardo de su hija prima ante cualquier cosa. 

«Si nos sancionan o nos multan, todavía sentimos que fue lo correcto».

CTV News

¿Dónde queda la justicia?

La impunidad que suscitan, en decenas de ocasiones, la comisión de estos delitos, ha desencadenado una verdadera revolución social. En lugar de llamar a la policía y acudir a las autoridades pertinentes, la mayoría de las víctimas toman la determinación de hacer justicia por sus propias manos, sin importar que ello conlleve un riesgo para sus vidas. 

De la misma forma, la facilidad con la que los menores de edad pueden ser vulnerados a través de internet, ha originado un aumento en este tipo de delitos, los cuales muchas veces se ocultan junto al silencio de las víctimas, quienes se avergüenzan de reconocerlos o simplemente los perciben como algo que forma parte de la normalidad. 

En este caso y pese a que los padres han debido enfrentar a la justicia a raíz de su actuar, el video, que fue eliminado por vulnerar la privacidad del sujeto inculpado, fue objeto de un amplio apoyo por parte de los usuarios. La mayoría de los comentarios tras la viralización del registro correspondían a padres, por lo que todos lograron empatizar con la situación que estaba experimentando la pareja canadiense, quienes lograron actuar a tiempo e impidieron que su hija fuera presuntamente abusada.

Puede interesarte