Por Catalina Yob
1 junio, 2018

Los padres, que aseguran que las convulsiones fueron interrumpidas gracias a la marihuana, debieron pasar seis días en la cárcel antes de perder la total tutela de su hijo de 15 años.

A medida que las convulsiones aumentaron, Suzeanna y Matthew Brill comenzaron a temer por la vida de su hijo de tan sólo 15 años. Pese a intentar controlar su epilepsia con fármacos de toda clase, los episodios no disminuían, ni se atenuaban. Fue allí cuando la pareja de Georgia, Estados Unidos, decidió recurrir a la marihuana, la cual ha ayudado a decenas de personas que sufren de epilepsia. En redes sociales existen cientos de casos de pacientes que han logrado mejorar la calidad de sus vidas por medio de la marihuana, hecho que impulsó a los padres a tomar aquella determinación.

Contactaron a un proveedor confiable y fueron ellos mismos quienes armaron los cigarrillos. Con el propósito de cerciorarse de la calidad y los efectos de la cannabis, ambos la fumaron antes de entregársela a su hijo David. A él le explicaron que ésta respondía a un tratamiento alternativo que podía desechar si él así lo estimaba.

“Yo fumé primero. Sé de dónde viene y conozco a las personas que la venden. Me cercioré que la calidad fuera buena y le dije que se trataba de una decisión exclusivamente de él. Nunca le dije lo que tenía qué hacer”, afirmó Matthew.

WMAZ
Matthew Brill

Conforme al transcurso del tiempo, David mostró increíbles mejoras: sus convulsiones fueron interrumpidas por un total de 71 días, hecho que logró asombrar a la familia, la cual ya había agotado las posibilidades. El 19 de mayo, con motivo de un nuevo control médico, los padres y David asistieron al médico y le expusieron el nuevo método con el que estaba siendo tratada la enfermedad.

La noticia parecía haber sorprendido positivamente al médico, sin embargo aquella idea fue desestimada horas después del término de la cita. Personal de la División de Servicios Familiares llegó hasta el hogar de los Brill para practicarles un examen de drogas, tanto a los padres como a David, el cual dio positivo. La policía les ordenó que debían detener el uso de marihuana y les advirtió que si no obedecían, habría consecuencias.

“Cumplimos y en menos de 14 horas estábamos corriendo al hospital con nuestro hijo. Fue una de las convulsiones más horribles que he visto en mi vida”, aseguró la madre a la cadena de televisión WMAZ.

Siete días fue el período de tiempo en el que David debió permanecer internado en un hospital de Georgia, a raíz de un peligroso episodio sufrido tras dejar la cannabis. Pensando que ya habían pasado lo peor, los padres se enteraron que la verdadera tragedia ocurriría cuando su hijo fuera dado de alta. 

Al séptimo día, el joven de 15 años fue recogido por personal de la División de Servicios Familiares, el cual lo trasladó hasta un centro de acogida para menores de edad. De forma simultánea, Suzeanna y Matthew fueron arrestados por “conducta imprudente” y debieron pasar seis noche en prisión.

Al ser liberados, la policía les informó que a raíz de los últimos hechos y de una investigación realizada por la División de Servicios Familiares, se les había quitado la tutela de su hijo.

Suzeanna Brill

“Cuando nuestro hijo sufre, nosotros sufrimos”

Hasta el día de hoy, 30 días han transcurrido desde que David fue arrebatado desde sus padres y trasladado hasta un centro de acogida para menores de edad. Pese a los alegatos que ha llevado a cabo la pareja de Georgia, el tribunal local ha determinado que la administración de marihuana a un menor de edad en un Estado en el que es ilegal, no contribuye al desarrollo del adolescente.

Por medio de la página Go Fund Me, los desesperados padres buscan recaudar dinero para financiar un abogado que los ayude a recuperar a su hijo. Personas de todo el mundo han decidido unirse a su lucha y han dado dinero, el cual ha logrado superar la mitad de la meta, la cual asciende a US$50 mil.

Suzeanna Brill
Go Fund Me

“Como cualquier familia, cuando nuestro hijo sufre, nosotros sufrimos. Cuando mi esposo despierta a mi hijo David, me rompe el corazón saber que él vomitó durante la noche porque tuvo una convulsión. La idea de que él pudo morir en su cama es la peor pesadilla que podría tener y el miedo de que ello se convierta en realidad nos puso en movimiento para salvar a nuestro hijo”, reza el escrito de Suzeanna Brill, con el que emplaza a ciudadanos de todo el mundo a recuperar la voz de David.

“Este dolor es terrible. Estamos muy asustados por él y todo en nosotros llora y grita para salvarlo. No sabemos si para ellos él es un niño o tan sólo un número. Sólo escuchamos cosas que nos molestan y lo único que podemos hacer es dar vuelta la justicia y pelear la batalla más grande de nuestras vidas para que él vuelva a nosotros sano y salvo”.

Actualmente el uso de marihuana para uso medicinal es ilegal en Georgia, con la excepción del aceite de cannabis, el cual puede ser administrado a pacientes que sufren de determinadas enfermedades.

Puede interesarte