Logró derribar montañas con una pala y terminó construyendo 8 kilómetros él solo.

Generalmente los papás hacen de todo para entregarles amor, comodidad y protección a sus hijos. Sin embargo, a veces la situación económica dificulta un poco las cosas pero para un hombre comprometido con su paternidad, nada es imposible.

Bien lo sabe Jalandhar Nayak, un hombre de 45 años que vive en un remoto pueblo de la India oriental y como es tan alejado, hace todo lo posible para que sus hijos lleguen bien a la escuela.

El problema es que el camino para llegar era largo y peligroso. Debían atravesar navegando una parte y además debían pasar por un camino estrecho y montañoso, lo que hacía que Jalandhar jamás se sintiera tranquilo cuando sus hijos salían de casa en dirección a la escuela.

Pixabay (Imagen Referencial)

Por ello hace dos años tomó un cincel y otros instrumentos de jardinería y comenzó a construir una ruta más corta y mucho más segura para sus pequeños.

Y cuando logró construir 8 kilómetros, sus esfuerzos llamaron la atención de los funcionarios de gobierno, quienes quisieron prestarle una ayuda a la única familia que continúa viviendo en Gumsahi y se ofrecieron para terminar el recorrido entre la aldea y la escuela en Phulbani, según consigna Press Trust de India.

BBC India

Así que el plan de Nayak de trabajar durante otros 3 años en construir los próximos 7 kilómetros que faltaban, ahora será asumido por el gobierno local, quienes quedaron totalmente sorprendidos con la determinación de este vendedor de verduras por mantener a sus tres hijos seguros.

¿Ven? Un buen padre está dispuesto a todo con tal de mantener a sus hijos felices y seguros.

Puede interesarte