Por Daniela Morano
4 abril, 2019

El niño habría jugado en la consola y además sacado malas notas en la escuela, así que debió él mismo golpear con un palo y lanzarle rocas al amado Playstation.

No es fácil ser padres, los niños pueden ser muy impredecibles o derechamente desobedientes, por lo que de vez en cuando hay que pensar en castigos que les enseñen seguir las reglas. De seguro más de alguno recordara tener que irse a su habitación castigado o le escondieron sus juegos favoritos hasta que hicieron suficiente mérito por sus errores. Sin embargo este padre fue mucho más lejos.

Tre Cosby es padre de Tracy, un niño cuya máxima obsesión es jugar Playstation y ver videos en Youtube, como muchos de su edad en el año 2019. Hay instancias en que es tanta la obsesión por revisar el celular o jugar videojuegos, que olvidan hacer sus tareas sean escolares o domésticas.

En esos casos de seguro el aparto electrónico será prohibido hasta nuevo aviso.

ViralHog

¿Pero qué ocurre si desobedecen? Bueno, en el caso de Cosby, la solución es verlo sufrir al parecer.

El padre de Tracy no pensó en una mejor solución a desobediencia de su hijo que obligarlo a él mismo destruir su más preciada pertenencia. Y mostrarlo en cámara.

En el video, Cosby saluda a la cámara diciendo “no quiere portarse bien entonces ¿adivinen qué? Mi hijo menor verá su Playstation destrozado. Pero esta vez lo hará él mismo”.

ViralHog
ViralHog

Cosby mete la consola en dos bolsas plásticas y camina hasta donde se encuentra su hijo viendo televisión encarándolo. “¿Estuviste viendo videos en Youtube otra vez esta mañana en tu Playstation? ¿Qué te dije que pasaría la próxima vez? Háblale a la cámara, diles como no obedeces”.

ViralHog

Entonces ambos salen a la entrada de la casa, donde Cosby deja la bolsa en el suelo y obliga a Tracy a golpearla con un palo mientras llora. Luego debe lanzarle una roca encima y hasta pasa las ruedas de su coche por encima de la consola.

¿Será realmente esta la mejor manera de castigar?

Parece un poco brutal e innecesariamente cruel. Quizás tienen demasiado dinero, por lo demás, pues no cualquier puede comprar esas cosas. Esperemos que de aquí en adelante los padres inventen mejores y menos crueles castigos.

Puede interesarte