Por Andrés Cortés
8 marzo, 2018

El prisionero que más días había aguantado sin ir al baño duró 23 días.

El que nada hace, nada teme“, así dice un dicho muy claro que es perfectamente aplicable a esta historia. Quien comete crímenes no puede dormir tranquilo por las noches pues la policía, de un u otro motivo, podría descubrir sus actos ilícitos. Pero lo que los oficiales no pueden saber es qué es lo qué hay dentro de tu cuerpo y, aunque suene extraño, esto es una gran ventaja para los delincuentes.

Lamarr Chambers de 24 años fue arrestado en Inglaterra. El crimen que se le inculpaba hacía alusión a haber tragado un alijo de drogas.

Pero los oficiales no tenían pruebas contundentes para ponerlo tras las rejas, por lo que optaron a dejarlo en prisión preventiva hasta que el sospechoso hiciera sus necesidades y la droga saliera por su conducto. No obstante, jamás imaginaron que el hombre no iría al baño por 47 días. Sí, 47 días.

Win Initiative RM

Según informes del diario británico Mirror, el récord en que un preso no había utilizado un baño era de 23 días, pero Chambers, el acusado de ingerir una bolsa de drogas, lo duplicó.

Este hecho casi inédito forzó a la policía a crear un hashtag para mantener a la comunidad actualizada sobre la detención de este hombre llamado #PooWatch, lo que en español vendría a ser “Ver excremento“.

El caso fue tan llamativo que incluso una cuenta de Twitter que informa sobre situaciones criminales mantenía un “contador” de días en que el hombre no iba al baño.

Día 22 y el hombre aún no utiliza el baño“.

Y el esperado día jamás llegó.

El pasado lunes 5 de marzo la policía se cansó de esperar, revisas y mirar si había algo en su baño. No más actualizaciones en Twitter y el hashtag desapareció de las redes, pues los oficiales no tuvieron más opción que dejar en libertad al hombre que fue acusado ingerir un alijo de drogas por “pruebas insuficientes“.

Imagen Referencial – Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Desconocemos cuál será el estado de salud de Lamarr Chambers. No sabemos si requirió de laxantes para ir nuevamente al baño luego de 47 días sin defecar.

Pero lo que sí sabemos es que él camina por las calles y no está encerrado en prisión, pues su increíble acto le dio el título del hombre preso que por más días no va al baño. Y de hombre libre.

Pensilvania

.

Puede interesarte