Por Pedro Juan
2 julio, 2020

Las fotos de su interior son dignas de una película de terror.

En el fondo de su terreno de esquina en la ciudad de Brick, New Jersey, Anna y su esposo Matt encontraron algo muy extraño. Su casa recién comprada en esa ciudad estadounidense no era la única construcción en la propiedad. Una casa de ladrillo de 120 centímetros de alto se erigía al fondo de su terreno, provocándoles una enorme curiosidad.

x-perlman-2-600x439-2
WeirdNJ

La pequeña construcción tenía puertas, ventanas y muebles adaptados a un tamaño más pequeño. ¡Incluso tenía agua corriente! ¿Quién la habría usado y para qué?

x-perlman-3-600x384-2
WeirdNJ

Gracias a la información que tenían los vecinos, los Jones descubrieron que la casa fue construida en 1960 por una pareja de ancianos que querían darles un lugar para jugar a sus nietos.

La casa cuenta con cocina, living, comedor, habitaciones y baño.

x-perlman-10-600x428-2
WeirdNJ

Los primeros años que Matt y Anna pasaron en la casa usaron la pequeña casita como un entretenimiento: la adornaban de forma especial durante Halloween y Navidad.

Sin embargo, delincuentes entraban al lugar y robaban cosas. Lo último robado fue una silla y la puerta principal.

kitchen-600x903-2
WeirdNJ

Además de los ladrones, otras situaciones han contribuido a que la casa comience a estar en estado de abandono: el huracán Katrina destruyó el lugar e inundó varias habitaciones.

x-perlman-4-600x402-2
Weird NJ.

Anna cuenta que numerosas personas pasan por la casa pequeña para tomarse fotos con ella.

“Tenemos turistas. Al principio pensamos que eran locales y no lo eran, había gente que venía de lugares como Israel. No venían solamente a esto, pero cuando estaban acá pasaban a conocer la construcción”.

-Anna Jones-

x-perlman2-4-600x404-2
WeirdNJ

Ahora la familia Jones quiere poner en venta la casa para recuperar ese terreno de la casa y dejar de preocuparse de ladrones y mantenimiento.

“Tengo un sentimiento agridulce”.

-Anna Jones-

x-perlman-12-600x398-2

“Sé que muchos vecinos sienten que es como un lugar especial y no quieren que se vaya”.

-Anna Jones-

Ojalá que quienes la compren le den buen uso y, quizás, sea el espacio de juego de nuevos niños.

Puede interesarte