Por Catalina Yob
18 julio, 2017

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes podrían herir la sensibilidad de algunas personas. «El hielo los conservó perfectamente y sus efectos personales estaban intactos».

Un inédito e impresionante hallazgo ha provocado asombro al interior de la comunidad científica, luego de que el director de la estación de esquí «Glacier 3000«, ubicada al sur de Suiza, revelara de manera pública que habían encontrado una pareja momificada al interior de un glaciar que se vio fraccionado. Ésta habría desaparecido en el año 1942 por razones desconocidas, dato que impresiona aún más ya que a pesar de que han transcurrido 75 años desde su desaparición, los cuerpos se mantienen prácticamente intactos.

Las personas yacían una al lado de la otra junto a múltiples elementos que indicarían que la pareja se perdió mientras intentaba escalar la montaña en la que fue ubicada. Mochilas, una botella, un libro y un reloj fueron encontrados en la cercanía del hallazgo en el macizo de Les Diablerets a 2.615 metros de altura. 

Iah
Bernard Tschannen

Fue un empleado de la estación quien divisó la presencia de un elemento fuera de lo común cerca del telesquí del pico Le Dôme. Al acercarse se percató que se trataba de cuerpos humanos que yacían al interior del glaciar perfectamente conservados debido a las bajas temperaturas. Fue allí cuando dio aviso a las autoridades pertinentes, quienes posteriormente informaron del hecho a los principales medios de comunicación en Suiza.

El director de la estación de esquí, Bernard Tschannen informó que a raíz de la vestimenta que se encontró sobre los cuerpos, se podría presumir que la desaparición se produjo durante la Segunda Guerra Mundial. 

«Se trataba de un hombre y de una mujer que llevaban ropa de la época de la última guerra. El hielo los conservó perfectamente y sus efectos personales estaban intactos».

SGV
Iah

La policía local llevó a cabo las primeras diligencias en cuanto al ADN de los cuerpos, las cuales dieron con el paradero de uno de sus siete hijos, quien tenía sólo cuatro años cuando sus padres desaparecieron. Él manifestó que se trata de sus padres, un zapatero de 40 años y su institutriz de 37 años, quienes habrían subido a la montaña en busca de alimento para su ganado. 

 

«Hemos pasado nuestra vida buscándolos sin descanso. No pensábamos poderles ofrecer un día el funeral que merecían».

Puede interesarte