Por Catalina Yob
23 mayo, 2018

“Algunos me vieron pero decidieron ignorarme”, manifestó Ali Piotrowski, quien en secreto filmó lo que ocurrió al interior de un vagón del metro.

El individualismo instaurado a raíz del precipitado auge de la tecnología, impide actualmente que las personas puedan percibir realmente lo que ocurre a su alrededor. Hecho que fue comprobado por la reportera Ali Piotrowsky, quien actualmente tiene 32 semanas de embarazo, a través de un experimento social que se ha vuelto viral en las últimas horas. 

En medio de la hora punta, las decenas de pasajeros que se encontraban al interior del vagón del metro en Sydney, yacían sumergidos en las pantallas de sus celulares y otros aparatos electrónicos, lo que no les permitió divisar a la mujer que se encuentra a tan sólo semanas de dar a luz. 

Pese a que muchos no advirtieron la presencia de Ali, quien es reportera de A Current Affair, muchos otros decidieron simplemente ignorarla y continuar con lo que estaban haciendo. La mayoría del trayecto la mujer se mantuvo de pie, ya que nadie se ofreció a cederle el asiento.

A Current Affair
A Current Affair

Manteniendo una cámara oculta entre sus pertenencias, la mujer fue testigo de la falta de humanidad que caracteriza a la sociedad actual. Aún cuando su vientre se mantuvo expuesto durante todo el camino, fueron sólo un par de personas que decidieron ayudarla y no ignorar la situación que estaba frente a sus ojos.

Las primeras imágenes de la filmación revelan una larga fila de asientos en las dependencias del metro, los cuales son ocupados por personas de todas las edades, quienes yacen conectados a audífonos o completamente sumergidos en las pantallas de sus teléfonos celulares. Al ingresar con dificultad a uno de los vagones que tenía espacio para más pasajeros, Piotrowski notó que fueron pocos los que se fijaron en ella y que aquellos cuya mirada se posó en su vientre, decidieron ignorarla de forma inmediata.

La mayoría estaba enterrada en sus teléfonos y creo que no me vieron, pero definitivamente hubo algunos que sí me vieron y decidieron ignorarme”.

A Current Affair
A Current Affair

Individualismo: ¿víctimas o propulsores?

El ser humano ha tendido al individualismo desde tiempos remotos, sin embargo en los últimos años éste ha logrado propagarse a raíz del surgimiento y desarrollo de nuevas tecnologías. Hacer, optar y decir “lo que me conviene”, “lo que prefiero” y “lo que me gusta” son sin duda alguna frases que ponen de manifiesto el creciente fenómeno social, el cual excluye cualquier tipo de sacrificio y/o esfuerzo para el bien ajeno.

La autonomía absoluta que nos proporcionan los aparatos electrónicos, los cuales ponen a disposición una cantidad innumerable de servicios, desencadena que nuestra vida gire en torno a una pantalla, incluso cuando estamos rodeados de gente. La obsesión de estar pendiente, de estar al tanto de lo que ocurre de manera simultánea responde a la necesidad de tener el celular en nuestras manos todo el tiempo, lo que nos hace descuidarnos de aquello que ocurre frente a nuestros ojos. 

RP

Para muchos filósofos y sociólogos, el individualismo forma parte de un conglomerado de factores y situaciones de los que el ser humano “es preso” y no al revés. Para Laurent Cantet, director de cine que ha abordado la problemática a través del cine, las generaciones actuales son víctimas del individualismo y no propulsoras de éste. Asimismo, manifiesta que es la carencia o inexistencia de espacio en donde los jóvenes puedan expresarse, lo que permite que el individualismo sólo tienda a expandirse.

“Al contrario de lo que se afirma, los jóvenes de hoy en día no son individualistas ni están alienados. Al contrario, son personas capaces de pensar autónomamente y de intercambiar puntos de vista. Más que individualistas los jóvenes de hoy son víctimas del individualismo. El tema está en cómo y dónde se puede crear ese escenario que les lleve a expresarse libremente y a compartir sus reflexiones. En teoría la escuela debería asumir ese papel pero a la escuela, hoy en día, se va a aprender a leer pero no a pensar”.

De similar forma, el Papa Francisco ha declarado en innumerables ocasiones que la sociedad actual es “presa” del individualismo, el cual se ha transformado en una nueva forma de vivir en sociedad. Ante un mundo “marcado por el individualismo y la globalización, el consumismo, la eficiencia y la apariencia”, el Sumo Pontífice culpa al mercado y a una sociedad que vive pensando en apariencias.

“Cuando se permanece encerrado en los propios prejuicios, o se es esclavo de los ídolos de un falso bienestar, cuando uno se mueve dentro de esquemas ideológicos o de leyes de mercado que aplastan a las personas, en realidad no se hace otra cosa que estar entre las estrechas paredes de la celda del individualismo y de la autosuficiencia, privados de la verdad que genera la libertad”.

Ante esto, cabe preguntarse ¿qué estamos haciendo para frenar este individualismo incontrolado que sólo refuerza los vicios que están acabando con la esencia del ser humano (un ser social por naturaleza)?

Puede interesarte