Por Catalina Yob
13 marzo, 2017

ADVERTENCIA: Esta información contiene imágenes que no debiesen ser vistas antes o durante la comida.

La gente suele pensar que con sólo ofrecerles un hogar, los han salvado de llevar una vida miserable. Pero lo cierto es que los animales son igual que nosotros, además de tener un techo en donde refugiarse, éstos deben vivir en un ambiente propicio, limpio en donde puedan recibir amor y ser cuidados. Muchas veces olvidan que los animales tienen el derecho a optar a una vida digna. A pesar de las diferencias inherentes que se generan entre ellos y nosotros, los animales son seres vivos y son capaces de sentir lo mismo que nosotros.

De seguro más de alguna vez has pasado por una casa en la que con tan sólo mirar por un par de segundos te das cuenta de las condiciones inhumanas a las que someten a sus mascotas. Y es que aún cuando este tipo de situaciones son completamente repudiables, en la mayoría de los países no existen estamentos jurídicos que regulen este actuar.

Aparentemente, en Inglaterra sí lo hacen. Una mujer de 34 años, identificada como Ria Parks, fue recientemente multada con 860 libras esterlinas, equivalente a más de 1.000 dólares, por mantener su patio completamente infestado con desechos de su perro. 

Luego de que sus vecinos dieran aviso de la nefasta situación que existía en su hogar, la policía decidió intervenir en la situación. Al entrar a las dependencias de Parks, se dieron cuenta de la suciedad generalizada que en ésta existía. Al llegar al patio, no pudieron creer lo que sus ojos veían, tanto el cemento como el césped estaban cubiertos de heces de perro, las cuales probablemente yacían allí hace un par de meses.

NTI

El fiscal del caso, Kristy Messenger argumentó que la multa se debía a que las autoridades locales tienen el deber de proteger a la gente por el comportamiento anti social de algunos.

«Un oficial medioambiental estaba patrullando por el sector cuando divisaron un lugar que les pareció extraño. Al ingresar se dieron cuenta que el patio trasero estaba cubierto de heces de perro».

Además de la investigación que fue provocada por las denuncias de los propios vecinos, la policía en conjunto con la fiscalía, convocaron a una indagación que busca establecer la condición mental con la que hoy vive la mujer de 34 años. 

NTI

El oficial medio ambiental del crimen, Chris Oldfield estableció que la falta preocupación de Ria Parks, representa un crimen al medio ambiente. 

«Nosotros vemos este tipo de casos porque representa un crimen al medio ambiente. Además y como se podrán imaginar, si ustedes fueran sus vecinos no les gustaría tener que lidiar con este situación. Tenemos una política de tolerancia cero en este tipo de hechos».

¿Qué opinión te merece el caso? ¿La joven debiese recibir una sanción más severa que una multa?

Puede interesarte