Por Josefina Bonnefont
1 diciembre, 2016

Él llevaba una vida normal, pero de pronto se quedó sin hogar.

Craig Stone, es un hombre de 36 años, de Londres, Inglaterra, con una historia asombrosa. Actualmente se dedica a escribir libros, sin embargo, pasó por dos períodos de su vida en que tuvo que vivir en la calle. Hoy, con una esposa, un hijo y una, cuenta cómo fueron sus experiencias como vagabundo a través de una serie de tuits.

Stone, cercano a cumplir los 30, se mudó de la ciudad a Kilburn, para alejarse de las personas ya que se encontraba un tanto depresivo. Allí encontró un trabajo y alquiló una habitación sencilla. Al cabo de un tiempo, le subieron el precio del alquiler, y no consiguió un aumento del sueldo, en ese momento decidió tomar una bolsa de dormir, un saco de monedas e instalarse bajo un puente en Londres, persiguiendo su sueño de ser escritor.

“Estaba viviendo en un departamento chico, por lo que no tenía mucho. En realidad tomé toda mi ropa y la llevé al parque conmigo, pero me di cuenta que tenía demasiado que cargar. Irónicamente tuve que dejar dos bolsas de ropa en una depósito donde luego va gente a buscarla para entregarla a las personas sin hogar”.

-Craig Stone a Metro-

Craig Stone/Facebook
Craig Stone/Facebook

Su familia sabía que estaba viviendo en la calle, pero él aseguraba que estaba renunciado a su vida por voluntad propia, buscando sus sueños. Mientras estaba en situación de calle, Craig recuerda que se sentía invisible para todos.

“Es increíble cómo la gente sin hogar se enfrenta a algo que nadie te dice específicamente cómo va a ser o cómo lidiar. No se puede culpar a la gente por no saber qué hacer en una situación inusual. Cuando somos pequeños nos enseñan a temer a las personas que no viven en una casa y nos dicen que son mentalmente enfermos e incluso violentos”.

-Craig Stone-

Escribió un libro entero en un bloc de notas, pero tenía miedo de que se le perdiera o arruinara por la lluvia. En ese momento decidió pedir ayuda a su hermana, para quedarse con ella. Escribió la novela en computador y la autopublicó en Internet. A pesar de recibir buenas críticas, se sentía desesperanzado.

Hasta que, un día, recibió un tuit que le cambió la vida.

Craig Stone/Facebook
Craig Stone/Facebook

“Una mujer leyó el libro. Ella me tuiteó pensando que yo era un gran escritor. ¿Quién era yo para matar su ilusión? En resumen: Salí con esa chica, me mudé con esa chica, me casé con esa chica y recientemente tuve un bebé con esa chica. Ahora vivo en un departamento que tiene un balcón que mira al parque, tengo un clóset y ya no tengo que esconder mi ropa entre arbustos”.

-Craig Stone-

Craig Stone/Facebook
Craig Stone/Facebook

Afortunadamente, la vida de Craig cambió para mejor, pero su historia da cuenta de los fácil que es perderlo todo y lo difícil que es recuperar la vida.

Craig Stone/Facebook
Craig Stone/Facebook

“No existen suficientes casas de acogida, por lo que no siempre hay un lugar adónde ir. La gente sin hogar no puede simplemente conseguir un trabajo, porque para ello necesitas que te paguen, para que te paguen necesitas una cuenta bancaria, para tener una cuenta, necesitas una identificación y una dirección de casa. Cuando estás fuera del sistema, realmente no hay un faro hacia donde nadar”.

-Craig Stone-

Una historia inspiradora.

Puede interesarte