Por Lolita Cuevas-Avendaño
5 diciembre, 2016

Pesaba 3 kilos y medio.

Quien quiera que vea hoy al adorable Ryan Morse no vería más que un encantador y sonriente niño, pero su vida ha sido muy dura debido a que durante 7 años estuvo muriendo de hambre. Tan sólo pesaba 3 kilos y medio, su cuerpo se llenó de vello como resultado de la desnutrición y sus músculos estaban atrofiados.

No tenía mamá ni papá y a los 7 años de edad, estaba a punto de encontrar la muerte en un orfanato de Bulgaria.

captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-36-25-a-m
Fuente

Había crecido muy poco desde su nacimiento y estaba en un caso extremo de desnutrición. Hasta que en 2015 llegó un milagro para la vida de Ryan, cuando Priscilla Morse supo que debía hacer algo por el pequeño al ver su fotografía en Facebook.

En octubre de 2015, Ryan tuvo un nuevo hogar al lado de Priscilla, en Tennessee, Estados Unidos , y un año después ya había ganado 7 kilos de peso.

captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-36-33-a-m
Fuente

El día que mamá Priscilla conoció a su hijo Ryan en el orfanato, lo primero que pensó fue que moriría. Era tan pequeño que su dedo era del tamaño del muslo del niño. Fue hospitalizado inmediatamente apenas llegaron a su nuevo hogar.

Ryan pasó hambre durante 7 años y ninguno de los médicos había visto un caso de desnutrición tan extremo como el suyo.

captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-36-42-a-m
Fuente

Al principio, Ryan sufría el síndrome de realimentación, que significa que tenía problemas para que su cuerpo ingiriera alimentos. También tragaba aire para sentirse lleno y regurgitaba la comida para imitar que comía y mantenerse con vida. Esa era la forma a la que su cuerpo estaba acostumbrado a funcionar.

14717172_694031150750304_9157725026697246355_n-600x799-2
Fuente

En marzo de 2016, la sonda con la que había sido alimentado cuando lo hospitalizaron, pudo ser sustituida por un tubo y así logró ganar peso.

15230727_713008712185881_1889454909176092061_n-600x799-2
Fuente
captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-36-58-a-m
Fuente

Después de meses, la familia comenzó a notar mejoras en el desarrollo de Ryan. Aprendió a hacer sonidos, a sonreír y a moverse más. Incluso comenzó a ser alimentado vía oral en pequeñas cantidades.

captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-37-05-a-m
Fuente
15056418_705112812975471_2874675619556150713_n-600x799-2
Fuente

“Sé que esto tomará años. Pero creo que Ryan habría muerto si no lo hubiéramos traído. Es el niño más feliz que he visto. Se despierta feliz y va a la cama feliz. Nosotros y nuestros otros hijos lo aman, es el bebé de la familia“.

-Priscilla Morse-

14470633_681128982040521_2605070725254784092_n-600x799-2
Fuente
captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-36-14-a-m
Fuente

Actualmente, Ryan se encuentra bajo la observación de distintos especialistas que se encuentran a la espera de un diagnóstico oficial, pero creen que el niño parálisis cerebral y una forma de enanismo.

captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-37-15-a-m
Fuente
captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-11-37-24-a-m
Fuente

¡Hoy Ryan es un niño feliz! Y tiene una familia que lo ama y lo cuida.

Te puede interesar