Por Elena Cortés
11 agosto, 2017

¡Lean para que tengan ojo!

Robyn Darvill sentía mucho dolor y pensaba que estaba a punto de reventarse su apéndice. Le dolía tanto que simplemente no soportó más y se fue al doctor. Pero, cuando llegó rápidamente le dijeron que ese malestar era por algo que no tenía nada que ver con lo que ella pensaba que era. Esta es su increíble historia.

El día que Robyn pensó que estaba sufriendo dolores por el apéndice, se apresuró en ir al doctor. 

Pero, lo que pensó sería una cosa rutinaria era realmente que estaba en pleno parto. 

cambridge-news.co.uk

Sí, ni ella ni su pareja Luke se habían preparado para nada de esto. No tenían la menor idea de que serían padres, y todo pasó tan rápido. Pero, ambos admitieron para Mirror.uk que apenas vieron a su hija por primera vez todo temor quedó en el pasado.

La historia NO acaba aquí.

2 semanas después de dar a luz, su pequeñita comenzó a tener dificultades para respirar.

cambridge-news.co.uk

Fue diagnosticada con tres huecos en el corazón y tenían que operarla de inmediato si querían que sobreviva. “Todo pasó en cuestión de semanas y nuestra vida nunca fue igual”, contó la mamá primeriza.

A pesar de no estar preparados, y con la noticia de que la bebé estaba enferma, Robyn y Luke tuvieron que sacar fuerzas de donde sea y enfrentar esto como una familia.

cambridge-news.co.uk

Daisy, la pequeñita, pasó dos largos meses internada en el hospital.

cambridge-news.co.uk

Hasta que por fin los doctores le dieron el alta.

cambridge-news.co.uk

A pesar de que hoy en día, la familia vive en casa y día a día disfruten lo maravilloso de la paternidad, aún tienen que ir al hospital para los tratamientos de Daisy.

La mamá confesó que cada mes que pasa, las visitas se vuelven menos frecuentes. 

cambridge-news.co.uk

¡LES MANDAMOS MUCHO AMOR Y FUERZAS!

Te puede interesar