Por Diego Aspillaga
29 julio, 2020

Esta familia peruana vio como de un segundo a otro gran parte de sus ahorros se transformaban en cenizas. Sólo lograron salvar una tercera parte del dinero que tenían ahorrado para construir su vivienda definitiva.

Hay muchas personas que no le confían su dinero a nadie. 

Fruto del sudor de su frente y de toda una vida de sacrificio, muchos deciden guardar sus ahorros donde puedan verlos, lejos de bancos que se los quiten o les impidan acceder a él cuando ellos quieran. 

El Economista

Y si bien esto no parece ser una idea tan descabellada y bastante común, esta forma de ahorrar dinero viene con sus riesgos. 

Así lo comprobó una familia peruana que vio como un accidente provocado por una niña de 3 años acabó con todos sus ahorros.

Una pequeña de 3 años de la localidad de La Unión, en el distrito de Bagua Grande (Perú) quemó sin querer el colchón de paja de sus abuelos, quienes lo utilizaban tanto como lugar para dormir como “caja fuerte”.

La República

Según el responsable de la Oficina de Riesgos y Desastres, Juan Cancio Sánchez, en el incendio se quemó una colcha y un colchón donde había más de 9.000 soles peruanos (unos 2.500 dólares) que la familia estaba guardando celosamente para la construcción de su vivienda definitiva, publicó La República.

El matrimonio compuesto por Evelio Campos Chamaya (44) y María Luz Ortiz Chávez (45), quienes se encontraban junto a su hijo José Eleodoro Campos Ortiz (23) y Guisela Tantaleán Mego (15), indicaron que su nieta de tres años de edad fue la que provocó el incendio que arrasó con el dinero que tanto les había costado reunir.

La República

El fuego fue controlado por los mismos integrantes de la familia, quienes solo lograron rescatar 3.000 soles de los 9.000 que guardaban dentro del colchón.

En tanto, la Municipalidad Provincial de Utcubamba realizó la evaluación de los daños, y además gestionó ayuda para los afectados.

Si bien muchos pueden desconfiar de bancos y otras entidades financieras para guardar su dinero, la opción de quedárselo y esconderlo bajo el colchón ha demostrado ser una mala forma para ahorrar, y el caso de esta familia así lo demuestra.

Puede interesarte