Por Daniela Morano
5 septiembre, 2019

Marley siempre está atento a su pequeño amo para evitar que se haga daño a sí mismo.

Los perros de compañía son esenciales para muchas personas que sufren de alguna enfermedad o discapacidad. Son quienes acompañan en todo momento a sus amos y les permiten vivir una vida un poco más normal, ayudándolos a calmarse en situaciones de estrés o ansiedad, o a salir a la calle protegidos a todo momento.

Marley es uno de esos perros. Durante un largo tiempo fue entrenado para convertirse en perro de compañía, como suele ser para todos estos. Deben prepararse bien para atender a quien sea que será su dueño y mejor amigo.

Imgur Addicted2Groove
Imgur Addicted2Groove

En el caso de Marley, cuida de un niño que padece autismo. Con frecuencia tiene ataques que le impiden continuar haciendo sus tareas del día a día y es en esos momentos cuando Marley, como el buen perro que es, se le acerca a consolarlo y asegurarle que todo estará bien.

Imgur Addicted2Groove
Imgur Addicted2Groove

En el video compartido en redes sociales por su mamá, se ve al pequeño acercarse a su amo, lamerlo y abrazarlo en medio de unos de esos ataques. Literalmente lo abraza hasta que ambos se agachan y el niño se calma.

«Este es mi perro de servicio actuando en medio de un ataque (puede ser por ansiedad, sensorial, etc). Normalmente comienzo a llorar, me golpeo, respiro rápido. Marley está entrenado para saltar sobre mí y bajar mis brazos y no dejar de hacerlo hasta que lo abrazo. Se ve que pone sus patas entre mis brazos y mi cuerpo y las aleja de mi rostro así no me hago daño. Es mi héroe», escribió el niño.

 

Puede interesarte