Por Daniela Morano
8 junio, 2018

“No sabía qué hacer. Acepté mi destino. La chef me vio mirando la comida y me dijo ‘pruébalo, es bueno te lo prometo'”, contó después.

La vida de las personas que deciden incursionar en el vegetarianismo o veganismo es cada año un poco más fácil. Con los avances que hay en la industria alimenticia, ya no es tan difícil encontrar productos que cumplan sus necesidades y que además sean baratos. Si bien siguen siendo un poco más caro que cualquier tipo de comida rápida, al menos lo están intentando.

Ahora, el problema es un poco más complejo cuando la intención es salir a comer. Son pocos los restaurants que ofrecen un menú vegetariano que no sea un ensalada compuesta de sólo lechuga.

Cuando Nick Smalley vio que existía una parrillada vegetariana, no dudó en visitarla. Pidió lo que en el menú se presentaba como un “aspara-dog” lo que uno pensaría sería una salchicha de soya con espárragos, o algo por el estilo. Pero no.

Twitter OMGTSN

“Estoy en esta parrillada vegetariana y me sirven como si nada esto”.

Smalley habló con UNILAD y dijo que “era feriado y un amigo me invitó a esta parrillada con otros amigos. ‘Parrillada vegetariana’ era sospechoso pero dije por qué no y fui porque mis amigos iban.

Cuando llegué los chefs tenían comida en la parrilla y varias personas estaban sentadas tomando y comiendo. La comida olía bien, como carne pero sin ser carne, así que estaba impresionado.

Tras conversar como una hora, escuché a uno de los chefs decir hora de comer. Así que me acerco a la cocina para recoger mi comida […] era literalmente una bandeja de vegetales. No habían hamburguesas vegetariana, ni salchichas, nada. La chef vino y me entregó un pan y dijo ‘puedes ocupar esto para los aspara-dogs’ y me apuntó a un fila de espárragos carbonizados”.

De seguro cualquiera habría estado un tanto confundido entre comer -porque cuando hay hambre es fácil ponerse de mal humor- o reclamar.

“No sabía qué hacer. Acepté mi destino. La chef me vio mirando la comida y me dijo ‘pruébalo, es bueno te lo prometo’. Lo mordí. Era mucho pan y no suficientes vegetales. No quería hacerla sentir mal así que le hice una señal de aprobación y me fui”.

Nick Smalley

Su tweet ha recibido todo tipo de respuestas y varias propuestas de locales donde comer comida vegetariana. Aunque después de esto no sé si quiera intentarlo otra vez.

Puede interesarte