Por Diego Aspillaga
5 noviembre, 2019

Los pasajeros del vuelo del 4 de enero que viajaba desde Guilin a Yagzhou, en China, nunca se enteraron que sus vidas estuvieron en las manos de una mujer sin experiencia.

Volar se ha transformado en algo cotidiano. Lo que antes era un lujo es ahora un medio de transporte accesible, rápido y seguro. Sin embargo, a muchas personas aún les causa terror volar. 

Y ese terror sería más justificado aún si esas personas hubieran estado en el vuelo de la aerolínea Air Guillin, en China, y se hubieran enterado de que una pasajera cualquiera estuvo sentada detrás de los controles de la aeronave con permiso del piloto.

Pixabay

El hecho ocurrió el pasado 4 de enero en un vuelo que cubría la ruta entre Guilin y Yangzhou. Durante la travesía, el piloto hizo ingresar, sin que nadie se diera cuenta, a una de las pasajeras a la cabina de vuelo, lo que está estrictamente prohibido. 

Para más remate, la mujer se sentó en la silla del capitán y posó para una foto que el mismo piloto capturó.

Weibo

Todo habría pasado desapercibido si la pasajera no hubiera subido la foto a la red social china Weibo. «Estoy muy agradecida del piloto. ¡Muy ilusionada!», escribió la mujer en su publicación.

Fue en esa misma plataforma donde un blogger de aviación vio la fotografía meses después y, luego de comprobar su autenticidad, denunció al piloto y a la empresa por poner en riesgo la vida de los cientos de personas que viajaban en ese avión.

Pixabay

Al ver la fotografía, la empresa Air Guilin suspendió de manera inmediata y de por vida al piloto responsable de la brecha de seguridad por haber violado las normas de aviación civil. La tripulación, en tanto, fue suspendida de sus funciones de manera indefinida hasta que se determinen más responsabilidades.

«Tenemos tolerancia cero hacia cualquier tipo de acto irresponsable y poco profesional que pueda poner en peligro la seguridad en el aire. Seguiremos de forma rigurosa nuestras directrices para evitar incidentes como este en el futuro», publicó la empresa al disculparse.

Pixabay

 

La pasajera de la discordia, en tanto, fue identificada como una estudiante de la Guilin Tourism University que quiere ser azafata. Según diversos medios comunicación ella deberá pagar una multa por lo ocurrido y hasta podría ser detenida. 

 

 

Puede interesarte