Por Daniela Morano
8 abril, 2019

Como buenos padres, no tardaron en descubrir su plan para faltar a un examen.

Cuando uno es niño lo que más quiere es no ir a la escuela y poder quedarse durmiendo hasta tarde y luego pasarse el día jugando. Pero al igual que cuando uno es adulto, no se puede llegar y faltar como si no hubiesen consecuencias (aunque convengamos en que faltar a la escuela no tiene consecuencias tan drásticas como faltar al trabajo), así que hay que tener alguna excusa legítima.

Lily Schooley notó que varios de sus compañeros estaba faltando a la escuela porque tenían varicela. Como es una enfermedad contagiosa, hay veces en que los niños deben faltar varios días hasta recuperarse.

Así que Lily tuvo una idea. Y no, no fue acercarse mucho a uno de sus compañeros ya infectados.

Kennedy News and Media

La niña de 6 años tomó un sharpie rojo para pintarse todo el cuerpo y aparentar tener varicela. Muy inteligente, ¿no?.

Corrió donde su mamá, Charlotte, quien le dijo a su esposo David que había que revisarla. La vieron y no podían dejar de reír. Le dijeron que debían ir al médico para examinarla, pero ella corrió a su habitación a intentar borrarse las marcas y hacerlo para por un milagro.

Kennedy News and Media

Su malvado plan no terminó nada bien: sus papás supieron de inmediato que se trataba de una farsa y aún peor, el sharpie era permanente. Nada lograba borrar las marcas, así que debió ir a clases pareciendo tener varicela, con todos sus compañeros alejándose de ella.

“En la casa siempre nos reímos con Lily. Es muy inteligente. Tenía una prueba que no quería hacer el día siguiente, y algunos niños tenían varicela así que ese día llegó de la escuela pidiéndome un lápiz rojo para hacer su tarea. 10 minutos después baja rascándose su brazo y me dice ‘oh mami tengo algo de picazón'”, contó Charlotte a Kennedy News and Media.

Kennedy News and Media
Kennedy News and Media

“Al otro día la mandamos a la escuela con una nota que decía que no tenía nada, sólo era sharpie y se tardaría en salir”.

Cuatro días pasaron pero como todo ocurrió un jueves, al menos sólo tuvo que ir un día así a la escuela.

Kennedy News and Media

Lily siempre hace cosas así, según su mamá, así que era cosa de tiempo para que alguien la pillara in fraganti.

Puede interesarte