¡Era una verdadera guerra medieval por territorios!

En Europa, el calor se acerca y con él comienza a aparecer un problema que se nos hace familiar en todo el mundo: la inmensa cantidad de gente que va a la playa. No hay nada que hacer, todos quieren disfrutar de la arena, el sol y el mar, y están en todo su derecho. Si uno también quiere hacerlo, tiene que aceptar el costo de tener otras toallas muy cerca -muy muy cerca-.

Pixabay

La idea, obviamente, es siempre pensar también en el de al lado y no ponerse a jugar con paletas de playa sobre la cabeza del vecino, claro está. Mientras se mantenga el respeto, se puede seguir disfrutando.

Pixabay

Bueno, en Polonia no piensan lo mismo, y llegaron a otra solución. Poco a poco, las personas comenzaron a llevar con ellos vallas… sí, vallas como las que ves en conciertos.

Con ellas, delimitaban su espacio. Simple.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

No suena tan descabellado…

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

¿Pero qué pasa cuando son decenas, y luego cientos los que empiezan a sumarse a la idea?

¡Pues esto!

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Una verdadera guerra. Algunos utilizan un espacio exagerado, y otros se quedan sin ninguno.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Chocar con las vallas es algo de cada dos segundos…¡Y ni siquiera es posible llegar por un buen camino al agua!

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

E imagínense lo que significa eso para los socorristas… ¡sí, complican algo vital!

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Pero eso parece no importarle a los veraneantes, que se ven tranquilos y sin remordimientos con su nuevo territorio.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

¿Qué piensas tú de este sistema?

Te puede interesar