Por Daniela Morano
15 junio, 2017

“El oficial lo encontró sospechoso cuando vio que la puerta estaba dañada”.

James Burns, de 29 años, convenció a la policía de haberse quedado fuera del departamento que compartía con un amigo, reportó Metro. Según la policía el chico estaba borracho y lo ayudaron a entrar. El fiscal Andrew Davies dijo que “el acusado y la policía forzaron su entrada”. La policía del sur de Gales niega que el oficial lo haya ayudado en el robo.

Wales News Service

“El oficial siguió a Jason Burns cerca del edificio donde supuestamente vivía, Burns le dijo que estaba esperando a alguien, pero el oficial lo encontró sospechoso cuando vio que la puerta estaba dañada”. Tras abrirla, Jason entregaba respuesta extrañas a las preguntas del oficial, haciéndolo poco creíble.

Burns fue capturado sólo un rato después junto a un pasaporte robado y dinero. Era el segundo robo que realizaba en menos de 24 horas. Él mismo admitió los robos y la posesión de cocaína.

El abogado defensor de Burns intentó justificar la conducta del hombre diciendo que se encontraba batallando su adicción tras la muerte de sus padres.

Y tú, ¿le crees a alguien en esta historia?

Te puede interesar