Por Ruben Peña Blanco
23 enero, 2017

Algunos medios dicen que se dedicó a insultar, humillar, provocar y vetar a los medios de comunicación.

El ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump -válgame Dios, que mal suena leer esto- asumió el cargo el pasado 20 de enero, con un «multitudinario» acto que alcanzó, según el nuevo portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer, 1.5 millones de personas. Pero la mayoría de los medios en ese país negaron tal cantidad de asistencia, y cotejaron con fotografías de la posesión de Barack Obama en 2009 y esta de 2016, que a simple vista se observa la gran diferencia

AP

Spicer, denunció en su primera comparecencia, visiblemente molesto, los intentos «vergonzosos e incorrectos» de algunos medios por «minimizar el enorme apoyo» que se vio en los actos de investidura. Además afirmó que nunca antes hubo tanta cantidad de público para una investidura «tanto en persona como alrededor del mundo», aunque él mismo admitió que «nadie tiene cifras» oficiales porque el Servicio de Parques Nacionales no facilita esos datos.

BBC

Al paso salió el propio Trump el fin de semana, tras realizar una visita a la directiva de la CIA, con un contundente y polémico comentario: «Los periodistas y los medios están entre los seres humanos más deshonestos del planeta».

El Gobierno de Trump va hacer que la prensa «rinda cuentas»», según declaraciones de Spicer, que, añadió que «el pueblo estadounidense merece algo mejor».

Spicer habló ante la prensa con un tono desafiante y no aceptó preguntas.

EFE

Algunos medios de gran peso, como el británico The Guardian, lo ha comparado con la actitud desafiante del expresidente venezolano Hugo Chávez, que, según el articulista Rory Carroll, se dedicó a insultar, humillar, provocar y vetar a los medios de comunicación.

Composición The Guardian

Lo cierto es que Trump comenzó su mandato con su característica subida de tono y seguro que la guerra con los medios se acrecentará.

¿Qué opinas de esto?

Puede interesarte