La chica estuvo más de una hora sobre el árbol mientras los cocodrilos esperaban que cayera.

Para los padres, el mayor temor de sus vidas es que les suceda algo a sus hijos. Desde que nacen intentan cuidarlos lo mejor posible para que nada les ocurra, y por ende, cuando crecen y se vuelven más independientes, viven preocupados por su bienestar.

Por eso cuando esta madre vio a su hija arriba de un árbol y pidiendo ayuda, no dudó en llamar al 911 rogando para que la salvaran.

Resulta que Jordan Broderick, de 15 años de edad, nadaba en un canal de un parque al norte de Orlando cuando vio varios cocodrilos al acecho. Ella rápidamente tomó una rama que colgaba en el agua y trepó hasta subirse al árbol para escapar. 

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

El problema fue que los reptiles la rodearon y ella no podía bajar.

“¡Mi hija está atrapada en un maldito árbol y hay cocodrilos rodeándola!”, dijo la madre de la adolescente desesperada a una operadora del 911, mientras intentaba explicarle cómo había sucedido: Jordan estaba flotando en una balsa en el arroyo cuando un caimán se acercó rápidamente, según las autoridades.

Aunque ella alcanzó a escapar, los cocodrilos se quedaron esperando que cayera para atacarla. Y así pasó más de una hora esperando que se fueran.

“Mi hija va a morir” gritaba su madre pidiendo ayuda inmediata en el teléfono.

Sin embargo, cuando llegó el asistente Mitch Blackmon, la chica ya estaba cansada de sujetarse y él debía hacer algo. Al acercarse, el cocodrilo comenzó a invadir también su área, así que se vio obligado a disparar, causando la muerte instantánea del reptil, pues se hundió en el agua y no volvió a aparecer.

Luego, un biólogo marino constató que el animal había muerto.

Afortunadamente Jordan alcanzó a ser salvada, y de seguro ella y su familia serán más precavidos cuando vayan a nadar, sobre todo en la época de verano, cuando la temporada de apareamiento para los cocodrilos está llegando a su fin y andan más agresivos y territoriales. 

Puede interesarte