Por Pamela Silva
15 Junio, 2017

Eso sí, las cosas no siempre resultan como uno quiere.

En cuanto a matrimonios no hay nada escrito: hay algunos felices, otros decentes y unos que son como vivir en el infierno. Y para John Ripple, de Kansas, Estados Unidos, su vida de casado era tan terrible que decidió robar un banco para que lo llevaran preso y así no ver más a su esposa.

El hombre lo tenía todo fríamente calculado. En septiembre del año pasado Ripple entró a un banco y le dijo a la cajera “Tengo un arma, dame el dinero”. Fue un éxito: le entregaron casi tres mil dólares.

En esta parte de la película, el ladrón toma el dinero y corre hacia el auto que está esperándolo afuera con el motor andando. Ripple no. Lo que hizo fue sentarse en la recepción y esperar pacientemente que llegaran por él.

Antes del atraco, Ripple le envió un mensaje a su mujer diciéndole “que prefería estar en la cárcel que en casa”. Por supuesto, durante el juicio -al que fue acompañado por su esposa- se declaró culpable.

La sentencia podría haber sido de 37 meses en prisión, pero el juez tomo otra decisión: seis meses de arresto domiciliario, tres años de libertad condicional y 50 horas de servicio comunitario.

Así es: el hombre robó un banco para irse a prisión y huir de su mujer, pero tendrá que pasar seis meses con ella permanentemente.

Al menos yo los veo felices. Facebook

Caballero, creo que el divorcio habría sido una idea mucho mas inteligente. O por último usar el dinero para huir de su mujer en alguna playa del caribe. 

Te puede interesar