Por Alex Miranda
22 junio, 2018

En una entrevista, un periodista le preguntó directamente a la Primera Ministra si su maternidad podría interferir en sus obligaciones, ella respondió que la pregunta era “inaceptable”.

Jacinda Ardern no es solo una mujer que acaba de tener un hijo, sino que es la primera mujer en casi tres décadas en dar luz al mismo tiempo que es líder de su país. Porque, aunque muchos no lo sepan, Ardern es la Primera Ministra de Nueva Zelanda.

La jefa de estado anunció el nacimiento por su cuenta de Instagram, mismo medio que ocupó para anunciar el embarazo. Actualmente Ardern tiene tan solo 37 años, es ampliamente reconocida por su sorpresivo y rápido ascenso al poder, y ahora lo es aún más por su tan comentado embarazo. Tuvo a su primera hija el pasado jueves 21 de junio en el hospital público más grande de su país, ubicado en la ciudad de Auckland.

Por el momento, el vice Primer Ministro, Winston Peters, oficialmente está a cargo de ser Jefe de Estado hasta que Ardern vuelva al trabajo, que será en aproximadamente seis semanas.

@jacindaardern

Para los que se preguntan como lo hará después de esas semanas, la respuesta está en su pareja: Clarke Gayford, que actualmente trabaja como presentador de un programa de televisión sobre pesca que se llama «The Fish of the Day» (El pez del día, en español), pero que después se convertirá en un padre que está todo el día en casa, para apoyar a su esposa.

El problema de trabajar y ser mamá

La Primera Ministra neozelandesa anunció su embarazo en enero de este año, a tan solo tres meses de la sorpresiva victoria que la catapultó a ser jefa de estado y a la vez a lo más alto del Partido Laborista de Nueva Zelanda -de centro izquierda-. Este anuncio de embarazo levantó una conversación a nivel nacional sobre las madres trabajadoras, además del reconocer lo raro que es ver una mujer embarazada en algún puesto de poder.

En una entrevista a Ardern, un periodista le preguntó directamente a la Primera Ministra si su maternidad podría interferir en sus obligaciones, en especial en un trabajo tan importante como el suyo. Jacinda Ardern solamente se limitó a contestar que era una pregunta «inaceptable». 

La última líder mundial en tener un bebé mientras estaba activa fue Benazir Bhutto, la entonces Primera Ministra de Pakistán, quien dio a luz a su segundo retoño, una mujer, en 1990. Esa niña,  llamada Bakhtawar Bhutto Zardari, saludó a Ardern por Twitter el miércoles, sabiendo lo importante del acontecimiento. Si hasta el cumpleaños de Benazir Bhutto coincide con el nacimiento del hijo de Ardern.

Benazir Bhutto / Foto: Steve Liss – Time & Life Pictures

En los 28 años desde que Zardari dio a luz, las mujeres han logrado llegar a ser mandatarias de estado muchas más veces que antes, pero ninguna de ellas ha dado a luz mientras cumple ese trabajo. Cuando ella hizo historia como la primera mujer en el más alto cargo del país en dar a luz, las noticas de ese tiempo decían que la gente salió a las calles a celebrar con cantos y bailes el nacimiento, pero la oposición no se demoró en decir que «el país estaría sin líder mientras Zardari estuviera hospitalizada». Mientras que The Times escribió que «no hay camino fácil para las madres que a la vez son cabezas del estado».

Si bien dio todo por su país -a un día después de dar a luz anunció que estaba de vuelta en el trabajo-, terminaron asesinándola en 2007, después de un segundo termino como Primera Ministra.

Mientras tanto, en países como Estados Unidos, varias políticas han acaparado titulares de la prensa con sus embarazos en los últimos años, incluyendo a Sarah Palin -gobernadora de Alaska que tuvo a su hijo en 2008- y la Senadora  por Illinois Tammy Duckworth, quien cambió las reglas del Congreso al dejar entrar con bebés, además de lograr que se pudieran amamantar en el lugar.

Un signo de madurez

Mientras embajadores del mundo saludaron a Ardern por el nacimiento -algunos, como EE. UU. incluso lo hicieron en inglés y en Maori, la lengua de los indigenas de Nueva Zelanda-, también lo quisieron hacer los ciudadanos neozelandeses, muchos de las cuales veían en su gesto un momento importante y simbólico. Algunas personas por Twitter incluso dijeron que este gesto les enseñaba a «nunca más ser tratadas como menos de los que son». 

Y es que gran parte de la popularidad de Ardern se basa en la imagen de humildad que ella y su pareja transmiten. Para muestra un botón: el vocero de la Primera Ministra dijo que el jueves, Gayford llevó a su pareja que iba a dar a luz en su propio auto. Algo no muy normal para un jefe de estado.

New Zealand Herald

Por su parte, Helen Clark, una de las otras dos mujeres que han ocupado el puesto de Primera Ministra de Nueva Zelanda mandaron un mensaje al respecto del embarazo: «Este es un signo de nuestra madurez como país, y su aceptación por las mujeres que combinan carrera con familia, ya que es una decisión que las mujeres son libres de hacer», dijo Clark, quien también fue mentora de Ardern.

Además, Clark, quien dejó el puesto en 2008, agregó que Gayford, la pareja de Ardern, debería ser celebrado como:

«Un hombre moderno, que está feliz por ser un padre a tiempo completo de su pequeño hijo. Las actitudes han cambiado mucho en estos casos desde que entré en la política de Nueva Zelanda, eso es algo muy positivo».

Puede interesarte