Por Andrea Araya Moya
19 junio, 2017

Dijo que “hablaba mucho”. Su familia está devastada.

Dicen que para ser profesor tienes que tener vocación y paciencia, sobre todo si vas a enseñar a niños muy pequeños, pues estos suelen ser más difíciles de controlar y mantener tranquilos en clase. Bueno, si bien hay algunos profesores que pierden la paciencia y expulsan a sus alumnos de la clase, creo que ninguno, o muy pocos, son capaces de hacer algo tan aterrador como lo que hizo una profesora en China. 

Guo Jintong era una pequeña niña de seis años, alegre y juguetona como todos los de esa edad. Asistía a la escuela Huadian Experimental Kindergarten, en Huadian, China. Un día su profesora, Ju Chunwei, se enfureció con ella porque “hablaba mucho” durante los ejercicios matutinos y, para cuando la pequeña y sus compañeros volvieron a la sala de clases, la profesora Ju decidió poner una cinta adhesiva sobre la boca de Guo, para que “se callara”.

Weibo

La pequeña perdió la consciencia y se llamó a una ambulancia para que la ayudara. Pero llegó muy tarde: la pequeña ya estaba muerta. 

El padre de Guo comentó la terrible experiencia en las redes sociales y acusó a la profesora por lo que hizo. Estaba devastado y furioso con la escuela por lo que pasó y porque trataron de ocultarlo y le negaron explicaciones, informó DailyMail.

Weibo

El abuelo de la pequeña fue con la ambulancia hasta al hospital, donde confirmaron que ya estaba muerta, luego de una serie de intentos por resucitarla.

Sin embargo, según los informes, no se ha mencionado si la pequeña tuvo cinta adhesiva en su boca o si fue acusada de “hablar mucho”. Aún se está investigando. 

Sea cierto o no, esa JAMÁS es la manera de llamar la atención a un niño. 

La profesora fue despedida.

Te puede interesar