Por Alejandro Basulto
10 mayo, 2019

Además de las facturas médicas, que ya son de por sí caras cuando se trata de una enfermedad tan grave como el cáncer, por una Ley de California ella debe costear al profesor que la reemplace.

El cáncer es una enfermedad que daña y destruye vidas. Que costearla además es caro y significa usar las ahorros en algo que en muchas ocasiones no tendrá un final feliz. Pero tener cáncer, tener que costearlo y más encima tener que pagarle el sueldo a quien te sustituya en el trabajo mientras dura el tratamiento, eso sí que es demasiado duro.

GETTY IMAGES

Y eso es lo que le pasó a una profesora de la Escuela Primaria Glenk Park en California, Estados Unidos. Quien tras examinarse y saber que tenía un cáncer de mama, decidió tomarse una licencia médica. El procedimiento natural: uno se enferma y se ausenta legalmente mientras dura el tratamiento.

ABC7

Pero lo que ocurrió es que a la suma de los gastos médicos para el tratamiento médico por su cáncer, se le agregó el tener que pagarle el sueldo al profesor que la sustituirá. Esto debido a que según una Ley de California de 1976, son 10 días pagados de licencia por el Distrito Escolar Unido de San Francisco al año, y si se requieren otros 100 días, tendrá que pagar un precio.

GETTY IMAGES

Según la portavoz del Distrito Escolar Unido de San Francisco, Laura Dudnick, el costo de un profesor sustituto en San Francisco es de 203,16 dólares. Mientras que en el 2018, el sueldo promedio de los maestros en el distrito, y excluyendo los beneficios, fue de 82.024, 37 dólares.

Las reacciones de los apoderados no se hicieron esperar

La profesora afectada es muy querida en la comunidad escolar. Lo que conllevó a que muchos padres de sus estudiantes se manifestarán indignados ante el hecho de que ella tenga que pagarle el sueldo a su sustituto mientras tiene licencia por un cáncer de mama.

ABC7

«Ella es una maestra increíble y esto no es justo. ¡Es una locura!» 

– dijo la apoderada Elia Hernández a ABC7.

«Ella es maravillosa, es una bella y hermosa maestra encantadora. Es una de las mejores maestras. Es terrible»

– dijo la apoderada Abby Hipps.

ABC

La profesora hace clases a los cursos de segundo año de la primaria y por razones personales ha decidido no identificarse. Cercanos a ella, dicen que junto con el cáncer de mama, esta situación le está provocando mucho estrés.

Puede interesarte